Páginas

14.1.10

Fideos con cordero lechal


Este es uno de mis platos estrella del verano. Aquí lo llamamos "Fideus amb carn ( Fideos con carne)". Mi madre en invierno no lo suele hacer porque las habichuelas de tres tipos que lleva no son de temporada, sobre todo "el garrofó" que a nosotros nos gusta tiernísimo y aquí tienen costumbre de cogerlo ya crecido. También añadimos unas habichuelas locales que llamamos "fartets", una especie de alubia redonda pero un poco morada que hacen el caldito espeso.
La carne que se utiliza es el cordero y para suavizar, un poco de pollo. Si se utiliza un cordero de una edad, el plato suele repetir a lo largo de la tarde. Si se utiliza un cordero lechal, aunque encarece un poco, la suavidad de la receta es brutal y la digestión está garantizada. De hecho, acabo de comer y fotografiar, y no se me ha ocurrido otra cosa que hacer los ejercicios para las lumbares que me mandó el osteópata, así que fácilmente después de esta comida se puede uno ir a trabajar sin modorra. 
Ingredientes:
-bracito de cordero lechal (se puede poner pierna también, pero el bracito es más tierno)
-muslo y contramuslo de pollo (o bien unas alitas si os gustan más)
-una zanahoria
-una chirivía
-un nabo
-dos patatas gordas
-fideos del nº 2 
-un puñado de habichuelas verdes (perona por ejemplo)
-un puñado de garrofó (no he puesto porque no es temporada)
-un puñado de alubias frescas que tenía congeladas
-una cebolla rallada
-un tomate rallado
-pastilla de caldo de carne bio (en herboristerías)
-aceite AOVE
-sal
-azafrán
Se sofríe la carne en la cazuela (para estas comidas me gustan las cazuelas de hierro). Se añade la cebolla rallada y se sala.
Cuando tengamos la cebolla dorada añadimos el tomate rallado y sofreímos.
Añadimos toda la verdura troceada, damos una vuelta a todo para que coja el sabor del aceite y añadimos el agua para la cocción. Cuando empiece a hervir añadimos las habichuelas que tengamos congeladas y salamos, cerramos la olla.
Dejamos cocer unos 15 m dependiendo del tipo de cordero que utilicemos y también del tipo de olla que tengamos.
Pasado este tiempo apagamos el fuego, destapamos la olla para cocer los fideos.
Ponemos un puñado por cada comensal, rectificamos de sal, añadimos el azafrán y la pastilla de caldo, cocemos hasta que los fideos estén en su punto, apagamos y dejamos reposar.
Servir en el plato más bonito que tengas en casa, sí, sí, saca la vajilla, esa que no gastas nunca, tan solo en Navidad, porque el único traje que te vas a llevar el día que te mueras será uno que no lleve bolsillos.
Este es el plato de la vajilla que me regalaron cuando me casé, lo he sacado para vosotr@s, para que la receta quede tan apetitosa que os animéis a comer estos platos calientes de cuchara que en invierno tanto apetecen.
Ahhhh, y no os olvidéis de acompañarlo de un buen vino, que os caliente el cuerpo, algo tan sano como un tinto que lleva la espada bien puesta para luchar contra el bicho. Os recomiendo un Viyuela crianza 2004 para un plato como este. Esta bodega tiene unos vinos de importancia.
Bon apetit!!!!!

13 comentarios:

Nélida 14 de enero de 2010, 19:43  

Me encanta esta cazuela. Me la comería sin pestañear.

besos

Pepa 14 de enero de 2010, 19:49  

Este tipo de platos van de muerte ahora con el frio; yo hago algo parecido, sin fideios; pero le llamamos "guisao" y ademas le pongo pencas y caracoles... o tambien apetece un plato de "arros en fesols i naps" no?? jajajajaja
Buen provecho!!

kanela y Limón 14 de enero de 2010, 20:23  

Sería todo un lujo probar ese plato! Excelente receta.
Un besiño.

LILU 15 de enero de 2010, 1:26  

q rico!! seguro q esto quita el frio!!! ya me comeria yo un poquitin!!!!
cariños!!!

Lila Ortega 15 de enero de 2010, 10:27  

Me encanta este post!!!!! las explicaciones, los detalles, la sensación después de comerlo. Es una maravilla!

Lila Ortega 15 de enero de 2010, 11:04  

Otra cosa!!! me fascina la limpieza del nuevo blog!!! las imagenes se ven mucho más y los platos parecen mas apetitosos! te felicito por la nueva página!!! es preciosa!

Caminarsingluten 15 de enero de 2010, 11:42  

La verdad, es que nunca hemos preparado un plato de cordero de esta manera, y nos ha gustado mucho la receta.

Intentaremos algún día, adecuar los pocos productos que contienen gluten y así poder hacerla en casa. Por ejemplo, empleando fideos de arroz...

Besotes,

Ana y Víctor.

Maite (Mai) 15 de enero de 2010, 17:10  

Ni te imaginas lo mucho que me tiran este tipo de pucheros o cazuelas. Me vuelven loca y encima, basta que sea un plato imposible para poder prepararlo (no doy con los ingredientes ni de coña marinera:) para que me apetezca ocho mil veces más...
Un beso!

Dolorss 15 de enero de 2010, 20:35  

Un plato hondo de los de que se guardan para ocasiones especiales es el que se merece este guiso tan delicioso y con cuerpo.
Supongo que una ensaladita para acompañar y listo que se ve contundente.

Petons

delantal 17 de enero de 2010, 20:05  

me gusta mucho la introducción que haces a la cocina regional,se aprende un montón con esos detalles.
La receta es fabulosa. y el plato me encanta, me parece como esas estrellas de lacería que hay en la Alhambra.

Kako 18 de enero de 2010, 18:04  

Ana, yo me lo comería sólo con el pollo porque el cordero aunque sea "lechal" tiene un saborcillo que no me gusta ni menos en caldos.
Las alubias de las que hablas, esas locales, desde luego no las conozco pero deben ser exquisitas, que textura de plato!
Besos.

Ana Segura 20 de enero de 2010, 0:48  

Nélida, es un plato muy suave a pesar del cordero.
Pepa, me gustaría ver tu plato, con caracoles promete.
Kanela y Limón, pruébalo, te gustará.
Lilu, es reconfortante, la verdad.
Lila, gracias, ya sabes, si otro día vienes con más tiempo y no te apetece ir de restaurante, siempre te quedará un plato hondo en A las 3. Un duende me ha ayudado con la limpieza del blog jajajjajaj.
Ana y Víctor, qué interesante lo de los fideos con arroz, puede estar muy bueno el plato eehhhhh.
Maite, eso suele pasar, es el morbo de no encontrar algo, a mí me sucede continuamente.
Dolorss, aquí queda bien una buena ensalada de pepino, bien fresquita para contrastar temperaturas.
Luz, ni te imaginas la de clases de habichuelas que hay por aquí y lo difícil que es traducirlas al castellano, son variedades locales que siembra la gente y que desde siempre han tenido esas denominaciones. Algunas mueren cuando muere esa gente y deja de plantarlas.
Kako, puedes hacer el plato solo con pollo, te quedará mucho más suave y ponerle todas las variedades de habichuelas que encuentres por tu zona.

GRACIAS POR VUESTROS COMENTARIOS, UN BESO
ANA

Adormidera 23 de enero de 2010, 9:27  

Yo tengo una duda... habichuelas son judías verdes, vainas, lo que hay dentro de ellas, o ambas cosas???

Ays, mi niña, qué poco puedo entretenerme en leer y en cocinar y, sin embargo, cómo babeo ante algo como ésto. En verano, en invierno, en este nuestro que este año parece primavera... cualquier momento sería bueno (para mí tb con pollo). Qué me gusta a mí un caldo con cosas variadas dentro.

Encuentro tu blog tan luminoso, tan cuidado, tan bonito y tus platos tan saludables, que diría que te/nos estás cuidando mucho y queriendo más. Y cuánto me alegra observarlo.

Estoy haciendo horitas por un tubo, y supongo que en algún momento me tocará parar y volver a disfrutar de lo que echo de menos... esta casa es uno de esos rincones que anhelo.

Te dejo un abrazo y un beso y mil gracias, porque no olvido cuánto tengo que agradecer.