Páginas

11.1.10

Lentejas con bacalao


Antes de comenzar el primer post del Año 2010 desearos todo lo mejor e invitaros a que me acompañéis en esta nueva etapa que comienzo en la que advertiréis que se producen algunos cambios en el blog.
Deseo volcaros toda la ilusión que siento en este nuevo Año que empezamos a través de mis recetas y acompañaros en las vuestras.
Ya ha pasado la Navidad y hay que tomar otro rumbo, cambiar el chip, volver a la vida normal, sacrificar unas cosas por otras, en el mejor de los casos quizás una cena en un restaurante con tu marido para poder comprarle unas botas a tu hija, somos padres, quién de vosotros no lo hace? 
Cambiamos de comidas, volvemos a la austeridad, el cuerpo nos lo pide hastiado de azúcar y otros excesos.
Hace frío y la mayoría de vosotros estáis rodeados de nieve. Aquí en Valencia no tenemos esa, para mí, suerte, el frío es intenso pero nuestro sol  lo atenúa. Agradezco estas temperaturas que mi cuerpo acoge como un baño de aire fresco en medio de los repetidos sofocos propios de mi tratamiento médico.
Sin embargo, los que vienen de fuera gritando: Mami, qué frío hace!!!, necesitan algo caliente.
La nevera está llena de cosas que sobraron estas Fiestas y que no cuadran para hacer recetas innovadoras. Es pues, momento para inclinarse por una cocina de aprovechamiento o reinventar las recetas de cada día utilizando todo lo que ronda por nuestras neveras y que hizo nuestras delicias esta Navidad. Al menos yo, necesito ir liquidando botes abiertos, tuppers y demás visitantes de importación o locales, necesito renovar, Año Nuevo, nevera limpia y llena de fruta y verdura fresca.
Quizás esos foies, carnes u otras extravagancias, no vuelvan hasta las próximas Fiestas pero ya tuvieron su momento y verdaderamente los volveremos a apreciar si no los comemos a todas horas.
Me inclino pues, para estrenar el año, por unas humildes lentejas, acompañadas de un resto de exquisito bacalao inglés que me regaló mi suegra. 
Estas fiestas hemos dejado de lado las legumbres, influenciados por recetas más exóticas, o tradicionales en algunos casos, como el cocido del día de Navidad en algunas familias.
La mezcla de lentejas con bacalao me resultó intrigante. El sabor del caldo semeja a un potaje típico de la zona de Alcoy llamado "borra" que hacía mi abuela y era riquísimo aunque tan solo fuera porque lo hacía ella.
Y aprovechar un caldo de hervido en el que la patata se deshizo y sabe a  gloria junto con otro de brécol, es lo que hace que me ponga manos a la obra.
Sofrío un ajito tierno, el bacalao desmenuzado y una zanahoria morada (no las había visto jamás), que compré en la verdulería bio del Mercado Central. 
Añado un bote de lentejas bio cocidas y escurridas. Damos unas vueltas para que sofrían, sí, que sofrían las lentejas, que no lo había hecho nunca y quedan muy ricas.
Calentamos los restos de calo que habremos juntado, vamos removiendo y añadimos unos cazos de este caldo a la sartén honda donde estamos haciendo el sofrito.
Dejamos hervir unos 20 m y listo.
La sal y las especias a gusto de cada uno. En este caso, como el bacalao ya lleva su sal y el caldo también, no he añadido más.

Aquí os dejo un boli para que me comentéis todas vuestras ilusiones para este Año Nuevo que compartiremos.

21 comentarios:

Nélida 11 de enero de 2010, 19:23  

Ana, aquí hace un día de perros. Yo me quedé en casa trabajando con tal de no arriesgarme con la nevada y posterior helada.

Cuando he visto esa fotografía sólo he pensado una cosa: ¡qué buenas!

Besitos. Mis deseos para el nuevo año: tres cosas hay en la vida, salud, dinero y amor.

kanela y Limón 11 de enero de 2010, 19:45  

Muy buenas las lentejas. Ideales para estos días de frio.
Un besiño.

Ivana 11 de enero de 2010, 19:51  

estoy deseanto ver esos cambios!! nuevos propósitos!! umm!! y con ese platito de lentejas! que rico!
besitos y feliz año!

tanci 11 de enero de 2010, 20:20  

Querida Ana: me encantan tus nuevos deseos para este año que acabamos de comenzar. Seguro que va a ser del 10. Y más adelante, o casi al finalizar le pondremos de nota un 10. Así lo espero con optimismo. Tus lentejas se ven sanas. Y huelen a calor de hogar. Apetece mucho platos suculentos y calentitos en esta época del año. Igual que por tus alrededores, aquí hace frío que se tiempla con un buen día soleado como el que lució hoy.
Te envío un deseo de un buen año para ti y para los que te rodean.
Un abrazo

Sara 11 de enero de 2010, 20:48  

Y yo digo... ya que hace tanto frio en Valencia, podía nevar un poquito, que ha nevado hasta en Sevilla!!!
Que buenas las lentejas, me encanta de que no sean las típicas con chorizo y tocino que resultan tan pesadas.
Un besazo guapa!!

Dolorss 11 de enero de 2010, 21:15  

Ana, parece que hayas estado en mi mente y en mi casa... casi ... todo lo que dices es un reflejo de mis pensamientos, mis ideas, mis propósitos, ... mi nevera... y mi plato.
Yo hoy he puesto lentejas con nabos, legumbres como bien dices olvidadas estas fiestas.. pero tu las vestiste de gala. Que suerte!

Un beso y feliz año.

Caminarsingluten 11 de enero de 2010, 21:20  

Realmente Ana, este es un buen plato para después de las Fiestas Navideñas y además riquísimo.

Con el frío de la nevada, recibe un besote.

Ana y Víctor.

aandara 11 de enero de 2010, 22:22  

Ana no sabes como me apetece un plato de las siempre agradecidas lentejas, aqui hace un friooooo, hoy he quemado calorias limpiando toda la casa, ya parecia robotina la de los supersonicos jeje,mis mejores deseos para ti y los tuyos un beso
Amalia

Boston1955 11 de enero de 2010, 22:30  

Ummmmmmm. Me gustan las lentejas y el bacalao, siempre lo tomamos con patatas, se tendra que probar.
Feliz año Ana, para ti i los tuyos.

MARIETA 12 de enero de 2010, 0:58  

Pues a mí estas lentejas no me parecen austeras si no exquisitas!!
Empezamos con ganas, con fuerzas y con ilusiones.
A ver qué pasa...
Saludiños.

Carmen 12 de enero de 2010, 3:41  

Querida hermanita, para nada son humildes las lentejas. Por fortuna son accesibles económicamente.
Pero...¿te acuerdas de eso de mi reino por un plato de lentjas?

Las lentejas pueden ser tan sofisticadas como uno las quiera ver y tan sencillas como uno las evoque, pero siempre serán un manjar exquisito.

Te mando un abrazo grande, yo también con frío a pesar de la distancia.

Maite (Mai) 12 de enero de 2010, 10:25  

Hola Ana, completamente de acuerdo con Carmen. Mira, aquí en Austria son un manjar exótico y casi nadie las sabe preparar. Asi que les pones unas lentejas estofadas y lo flipan. Eso si, aquí son muy caras; hay de muchos tipos y colores a cual más ricas pero caras en comparación con España porque realmente si hecho cuentas de lo que me sale poner unas pechugas con guarnición a lo que me cuesta unas lentejitas, nada que ver! Ains, Ana, también soy mami y siempre vigilando los gastos para poder minar más a los chicos:-)

Y cojo ese boli, para contarte que este año deseo que tu bicho desaparezca para siempre de tu vida y que si ha de existir, que sea solo como un mal sueño; que no falten los apoyos, los esfuerzos, los abrazos y los retos de supervivencia. Que ganemos mucho dinero, pero si ha de ser que no, pues que siempre tengamos cerca a quién nos eche una mano con gusto. Y sobre el amor y la felicidad, no pido nada porque eso lo ponemos cada uno y se a ciencia cierta que de eso tú tienes muchísimo y eres un ejemplo a seguir!

Ana! sigue moviendo el mundo que lo haces muy bien! Feliz vida!

Núria 12 de enero de 2010, 11:31  

Hola Ana, he conocido tu blog a través de hierbas y especias mai...por lo poquito que he visto me gusta mucho; las lentejas me gustan mucho y así con bacalao la verdad no lo he probado nunca...a ver que tal.
Te seguiré visitando.
hasta pronto

susita 12 de enero de 2010, 12:47  

Qué blog tan bonito tienes...qué fotos!!!! Muchas gracias por visitar mi blog porque me ha permitido conocer el tuyo entre otras cosas!!!!

Estas lentejas son para mí todo un descubrimiento. Nunca había visto la mezcla...a mí me gustan las lentejas y el bacalao por separado, así que juntas seguro que me chiflan!!!!

Besos guapa!!!!!!!!

Kako 12 de enero de 2010, 18:36  

Si supieras el frío de aquí...
Soy super mala para las lentejas, pero viendo tu receta me animaría, me parece super novedoso con bacalao, pero de seguro es todo un acierto.
Besos

Maria José 12 de enero de 2010, 20:28  

Hola Ana, aquí me encuentro otra vez después de tanto tiempo... He ido de aquí para allá, de un blog a otro y al final, como tú has hecho, he vuelto a mis orígenes... Me acordé bastante de tí cuando hice mi entrada de despedida en las margaritas y mi entrada de "otra vez por aquí" en cocinando. Sé que lo mejor está en casa así que creo que no me volveré a marchar...
Respecto a este 2010 te deseo todo lo mejor. Mucha salud pues si hay de eso lo otro ya vendrá rodado...
Estas lentejas se ven calentitas,buenas, apetitosas. Hoy las he comido como siempre, con pollo. Nunca las he comido con bacalao así que me puedo imaginar su sabor..., pero no del todo, jejeje
Nada, lo dicho. Espero que para este 2010 nuestros caminos se vuelvan a juntar...
Besos
María josé

Elvira 12 de enero de 2010, 21:47  

Hola, que bien que dejaras un comentario en mi blog! nada más llegar aquí y abrise la imagen de esa niña con esa carita que es para comérsela a besos, me he dicho, como voy a disfrutar aquí! Yo justo he publicado una receta con bacalao, es que me encanta, y no va a ser menos unido a unas magníficas lentejas, con el frío que hace aquí ni te imaginas lo bien que entrarían, reconfortantes al máximo!.

Pues mis deseos para éste 2010 son pocos la verdad, pero uno sobresale al resto, y es poder volver a mi casa para siempre, que estoy de vivir en el extranjero hasta el moño,jaja, pero como estoy más que segura que no se va a cumplir, pues pido lo mejor para los míos, que sean felices, nada más.
Un beso

Su 13 de enero de 2010, 8:02  

Querida amiga: os deseo lo mejor para todos y que podamos seguir compartiendo mil cosas.
Un beso y mandame tupper!!

Muac

marisabel 13 de enero de 2010, 11:03  

Mis deseos para ti y los tuyos de buenos augurios y mucha felicidad.
A ver si puedo volver a la normalidad, como me cuesta!!!
Ana eso sí que es un platito de temporada bien calentito para combatir los frios.
Un beso

Ana 14 de enero de 2010, 1:00  

Nélida, qué postal más bonita, lo malo son los riesgos del tiempo.
kanela y Limón, resucitan a un muerto.
Ivana, cambios que te sonarán un montón.
Tanci, estos platos aportan toda la fuerza necesaria para resistir estas temperaturas.
Sara, qué va, aquí solo hizo un pequeño simulacro a las 8 de la mañana, ni lo vi, qué pena, y duró poco.
Dolorss, seré bruja?, he visto las tuyas y tienen muy buena pinta también.
Caminar, hay que dar paso a la rutina y este es uno de los platos de cada día, si se consigue hacerlo especial, entonces convertimos la rutina en sorpresa.
Amalia, como yo, cuando tengo mucho frío me pongo a limpiar y al tiempo me sirve de gimnasio.
Boston, pruébalo, te encantará, se llevan bien estos dos componentes.
Marieta, con ganas, muchas ganas, mucha fuerza, sí señor, para mí personalmente uno de estos platos es un lujazo dentro de su sencillez.
Carmen, jajajaj, de verdad me envías tu reino por este plato de lentejas? Noooooo
Maite, solo una palabras, gracias, de corazón.
Nuria, me alegro de conocerte, bienvenida al blog. Ahora doy una vuelta por el tuyo para ver tus cosas.
Susita, gracias por venir y bienvenida al blog, prueba con esta receta, ya me dices.
Kako, anímate con las lentejas que tienen mucho hierro y a las mujeres nos vienen fenomenal.
Mª José, lo importante es que encuentres tu lugar, pero también es interesante la búsqueda, lo que andas hasta que lo encuentras, las experiencias del camino. Donde tú te sientas mejor allí te iremos a buscar. A mí de aquí ya no me mueve nadie.
Elvira, bienvenida al blog, me alegro mucho de tu visita, me encanta tu blog y te descubrí cuando lo de las despensas, me animaste mucho a hacer conservas. Vives en un país privilegiado, entiendo que quieras volver a casa pero no se qué decirte, disfruta de la vida que de seguro ahí es maravillosa.
Su, gracias y ánimo con esos cambios técnicos que estáis haciendo, os espero.
Marisabel, poco a poco iremos volviendo a la normalidad, tú tranquila, no te agobies por nada ni con nadie.

MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODAS, LA TINTA DEL BOLI CASI SE HA TERMINADO, SIGAMOS COMPARTIENDO.

cannella 14 de enero de 2010, 10:01  

Te espero para "las terceras", que son las mejores, mi niña ;-))).

Nunca expreso deseos o propósitos al llegar un nuevo año...por norma general intento estar cerca de quien me pueda necesitar y, en lo personal, trato de ser coherente con las decisiones que tomo.
Un beso grande, reconforta leerte...desde la cabeza hasta el estómago!