Páginas

17.1.09

No soy yo, es Adormidera


Nunca he cortado y copiado nada en este blog, no me sobra la creatividad pero todavía me queda imaginación para rato. En este post he considerado necesario sacar uno de vuestros comentarios, así como ejemplo, como cuando de pequeños nos sacaban a la pizarra, ea pues, Adormidera sal a la pizarra, porque lo que me has dejado en el post anterior es demasiada ración para mí sola y quizás muchas personas se puedan beneficiar debido a que internet es un gran océano y quienes navegan por mis aguas puede que no naveguen por las tuyas y al contrario.

Dice Adormidera:

"Ana, llevo un par de días intentando meter baza... jolín, ni que me costara mucho normalmente dejarme ir en palabras. Pero cada vez que entro, algo me emociona y bloquea mi capacidad.
Hay una bola inmensa de energía a tu alrededor, en torbellino giran palabras como hojas que arremolina el viento, personas de lejos, de cerca, sentimientos, dolor, esperanza... es tan grande que yo me siento muy chiquita para atreverme a decir nada.
En algún sitio te leí, y ahora no puedo recordar donde (jo, ¿o será que lo soñé?) que recibías más de fuera pero que a lo mejor tu gente cercana se había mantenido alejada por respeto. Y ahí me sentí tocada. Porque quizá a mí con la gente que me rodea también me cuesta más. Cuesta porque piensas que incomodas, porque yo misma exijo para mis problemas médicos distancia y soledad, y pienso que los demás funcionan igual.
Alguna vez me pasó dar mil vueltas alrededor del teléfono, dudar si cogerlo para preguntar a alguien cómo le va... es algo tan personal... nos equivocamos tanto en dibujar los límites al respeto debido a la intimidad que luego no sabemos saltárnoslo, y en las dudas se va el tiempo precioso en que los demás necesitan nuestro abrazo... y nosotros abrazar.

Nos intentan proteger desde pequeños del dolor, se procura no mencionarnos la muerte ni ciertas enfermedades, minimizar lo malo de este mundo en un afán protector. Así nos enfrentamos ya muy talluditos con lo natural de nuestra imperfección, y nos asusta, Ana. Y no sabemos.

Las familias que nunca tuvieron problemas en su vida difícilmente van a ponerse en la piel de una persona en dificultades. Yo lo veo como facetas que tienen vacías, modelos que no tuvieron, que no saben reconocer ni aceptar. Y la tendencia es a correr un tupido velo.

Pero hemos sido nosotros, los que tenemos la oportunidad no sólo de enseñar granjas a los críos para que no olviden qué es una vaca, sino que no todo es rosa y fácil, nosotros los que podemos educar en la solidaridad, en el abrazo, y no lo hacemos.

Hace unos meses, charlando con alguien importante para mí, no pude evitar llorar por algunos episodios pasados en mi vida. Y sé que en ese momento yo fui esa vaca de granja para él. Cincuenta y tantos, una familia cercana pequeña, ausencia por entonces de problemas = incomprensión, extrañeza, no empatía real sino una especie de "pena" y un no saber reaccionar. El miedo a ver de cerca la muerte o simplemente el sufrimiento, Ana, es tan grande que no lo pueden evitar. Prefieren vivir en su vida cómoda y ajena... hasta que les toque y entonces ya todo es otro cantar.

Yo misma que desde que tengo uso de razón viví la enfermedad en casa, vengo de una familia grande muy unida en la que el juanete de cualquiera era el juanete de todos, a veces me quedo sin saber reaccionar, porque soy de las que huyen de los abrazos hasta que no estoy preparada para recibirlos, antes me aovillo y me lamo yo sola. No se lo tomes en cuenta si piensas que pueda ser por algo así, aprenderán. Si no, ellos se pierden crecer, e igual que tú te pierdes sus abrazos, ellos se pierden tu calor y fuerza.

Y va también para Rebeca y para Soledad (y para el que sea que lea y esté en alguna situación similar). Mientras llegan los abrazos y la preocupación perdida en el egoísmo y el desconocimiento que impera, aquí hay abrazos para regalar.
Y felicidades a Mercedes (me parece que era su nombre) por tener la capacidad tan grande de dar. Ojalá de verlo aunque sea escrito, aprendamos los demás.

Un beso, preciosa, y aunque no lo menciono quizá por lo mismo que vengo contando, por pudor y cierto respeto, no me olvido que son momentos durillos estos de ahora... pero estoy... ¿tú cómo estás? "


Y digo yo:

No podemos acariciar perros y gatos, cuando nos olvidamos de nuestra compañera de trabajo que ha enfermado de cáncer y no levantamos el teléfono para llamarla o quizás la llamamos desde el trabajo (a ella le llega un nºlargo o le entra como desconocido y no lo coge porque no está para desconocidos) no sea que nos arruinemos al gastarnos 30 céntimos de €, según el contrato. No me entra, no tengo suficiente materia gris para comprenderlo. Y no es que yo tenga nada contra los animales pero si no estamos preparados para la caricia quizás tendríamos que preguntarnos si le apetece a nuestro perrito ser acariciado por nosotros, no sea que estemos utilizando su ausencia de razón (característica que los distingue del ser humano) para aprovecharnos de su cariño, ya que todos sabemos o al menos, esa es una de mis últimas conclusiones, que hay animales mejores que muchos supuestos amigos.
A eso me refería en mi post anterior, creo que para nadie quedaron dudas aunque no puse ejemplos. Y aquí solo he hecho alusión a los compañeros (no todos) de trabajo.
En todos los ámbitos hay carencias y quien te imaginabas que era infinitamente cercano, leal y estaba ahí, al pie del cañón para lo que te sucediera, resulta que la gravedad de la enfermedad todavía es poca. Y yo que creía en la eternidad de la amistad?. Y cuando mi marido me decía: la amistad no existe, solo existe por conveniencia, me rebelaba y discutíamos. Ahora vuelvo al redil cabizbaja para darle la razón.
Todo eso respecto a los vivos que se menean. Respecto a los internautas, ahí ya me quito el sombrero y con los regalos recibidos mi marido ya no chista. Aquí entran muchos ingredientes, entre ellos la comodidad. Qué fácil es escribir animando, empujando, venga, ánimos, que tú puedes!!!!. Son todo velas apagadas. Es cruel ehhhh!!!. Pero cierto. A ver, quien está dispuest@ a mover el culo un domingo para ir a un centro comercial disfrazada de payaso y actuar a beneficio del cáncer?. Quién le haría llegar a nuestra amiga Soledad Pérez toda la información necesaria para la reconstrucción mamaria?. Hacemos una lotería y recaudamos fondos si no se lo puede permitir económicamente o en su país no hay oportunidad?. Le preguntamos?. Nos movemos?. Nos pica ehhh!!!!, mejor en casita, calentitos, en el sofá, me incluyo, cara al portátil, si es último modelo mejor, asomando por los blogs para que nos entre apetito, para evadirnos, para entretenernos, incluso para matar nuestro tiempo, que hasta eso necesitamos hacer para alegar que no tenemos paz. Y concluimos que no podemos hacer nada, que eso no está en nuestras manos, que con unas palabras, estoy aquí contigo, volveré, ya nos leemos. Aquí nos refugiamos todos, escarbo, escarbo y escarbo y a más me gusta un blog más hecha polvo está la persona que lo regenta porque la tristeza, solo la tristeza y el dolor saben sorprender. El color, la riqueza, la variedad, el entusiasmo ... es ILUSION, lo que llevaría el payaso al centro comercial para recaudar fondos para salvar una vida, como dice un ser querido: "El criterio se hace a base de experiencias. Si no se sufre una enfermedad no se tiene ni idea del dolor que conlleva". Ese ser querido es mi motor, me protege, cuando yo voy él ha ido y vuelto dos veces, me deja ir pero me observa, me consiente pero con vigilancia, me acompaña en esta forma de vida que es el cáncer, todos los días vuelve con una sonrisa, como si todo empezara de nuevo. Es el padre de mis hijas. Los que no están, no cuentan. Ni ellos pierden, ni yo tampoco. Perder significa antes haber tenido y nunca tuve nada tan auténtico como lo que ha persistido en el tiempo. Lo que no sobrevive a las adversidades no era auténtico.

Imagen de una de las muñecas que pinta mi hija Helena.

35 comentarios:

Anónimo 17 de enero de 2009, 22:55  

Hola, soy Helena, primero de todo decir que esos dibujos los PINTABA no los pinto. No me extraña que estes tanto tiempo en el ordenador, con esos articulazos que escribes!! Me encanta como escribes expresas muchísima melancolia.Pues nada mama decirte que...



-Más abajo

















-Ten paciencia














-Estas llegando

















- Un poquitin más..








TE QUIERO

Marta 18 de enero de 2009, 0:15  

Ana
termino de leerte, bueno primero a Adormidera, despues a ti..y ahora el comentario de tu hija.
Sin palabras, y mira que dejarme sin palabras a mi es dificil.
No se por que a la gente le da tanto miedo la muerte, ni las enfermedades, ni la palabra cancer...
Nos tendria que dar miedo lo deshumanizados que estamos, hay que ser politicamente correctos siempre???.
Por que cuando se nos pregunta como estamos tenemos que decir que bien...no señora no estamos bien y necesitamos esas muestras de cariño, ese abrazo, ese roce, y lo mas sorprendente es que a veces te llegan por personas con las que no tenias una gran afinidad, y en los malos momentos te dejan ver su lado mas humano.
Estoy contenta pues me encontre gente maravillosa, con la que no contaba....y gente que no ha sabido estar a la altura, pero ellos se lo estan perdiendo, por que esta etapa de nuestras vidas va a ser crucial, despues de esto uno sabe con quien puede y con quien no debe contar.
Deseo de corazon que te vayas mejorando, que recibas de nuestra parte el cariño que te tenemos....y la gente que no esta...que le den, ea.

petons



sempre



per tu.


dolços


i tendres.

Adormidera 18 de enero de 2009, 0:18  

Ay, ay... debo entender que la seño está mosqueada conmigo, o que la rubia muñequita soy yo?

Carmen 18 de enero de 2009, 1:17  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La vainita Orgánica 18 de enero de 2009, 1:19  

Que genial Ana ahorita aqui aun es 17 y alla ya es 18 y es mi cumpleaños :); GRACIAS ,GRACIAS, GRACIAS!!! por tantoooooo!!!!!
El dibujo y que hayas publicado lo que escribio "la genial amiga adormidera" ha sido lo maximOOOOO!

Anónimo 18 de enero de 2009, 2:03  

Ayyyy Ana,que tristona te veo.
Que te tengo dichooo? animo,muchisimo animo!!!no pienses nada mas que en que todo va a ir bien y que pronto esto sera solo un recuerdo.
Mira a las horas que estoy por estos mundos del "interné" jajaja
Besitos.

mae 18 de enero de 2009, 2:04  

Que no soy anonima,que soy Mae!!

aandara 18 de enero de 2009, 4:22  

Ana animo, que estoy aqui al otro lado del charco para apoyarte en lo que pueda, se que aveces es duro y que alomejor las personas que creias que estarian alli no estan, pero piensa en todas esas otras que han aparecido y que estaran alli para ofrecerte su apoyo incondicional, son como angeles de esperanza, nada es casualidad y todo tiene un motivo. Cuidate te mando un abrazo muy fuerte.
Un beso
Amalia

Ivana 18 de enero de 2009, 9:33  

Ana!
Creo que despues de leer el post y los comentarios, no tengo nada que decirte!
Mirar para adelante y disfrutar cada momento, es tan importante!
Y por cierto, has puesto etsy!! Voy a cotillearte!!
Besitos y pa rribaaa!!

salvia 18 de enero de 2009, 12:21  

Hola Ana!!!!! Tras leer este post me quedo sin palabras, el ser humano es egoísta y cobarde por naturaleza (y bastante cómodo), no pierdas energía ni tiempo en plantearte el porqué ciertas personas no han ido quizá les da miedo enfrentarse al dolor (aunque sea de otro). Desde la mesa de mi salón, con mi portátil es muy cómodo hablar aun así muchos besos y ánimo!!!!

picapusa 18 de enero de 2009, 12:27  

Hace algún tiempo que te leo, a través de adormidera, tienes huevos chica.
Yo, no sé que decir, comprendo todos los puntos de vista, el tuyo, el de adormidera, el de Carmen..
quizás esté más con Carmen, no esperes nada de nadie, tienes a personas que muchas no tendrán, contigo ,hombro con hombro .
Mi experiencia no tiene que ver con la vuestra.
La mía fué dura, te miran, te comprenden, te dicen que están contigo pero... , inconscientemente dan un paso atrás, y yo lo noto...¿temen que se contagie?
Sólo me queda decirte, que si de algo sirven estos blogs, y tu experiencia y la de tantas es para darme cuenta de que perdí el tiempo pensando en mi mala suerte, en cuanto a salud.
No hay más que mirarte , leerte, leeros.
Vosotras si sois valientes .


Un beso.

Maria José 18 de enero de 2009, 16:08  

Es dificil el pasar de la gente. Por mucho que digamos, siempre caemos en el gran error (visto desde este otro lado de la pantalla) de esperar algo de alguien... Ana, piensa sólo en ti. No esperes nada de nadie... Se egoista con la vida porque ella así lo ha sido contigo.. Quedate con las palabras de tu hija Helena y que lo demás no te preocupe...
Sé que es complicado el hacerlo, pero si no lo haces te consumirás más en la desesperación. Suficiente tienes con lo tuyo como para preocuparte por lo que los demás han hecho conmigo. De ellos ya se encargarán su conciencia. Mientras todos vamos bien, todo es bonito, cuando uno flojea ya cambia todo...
Soy una de esas que te dan ánimos a cada instante que escribes. No he entendido bien lo que has puesto sobre ello en tu post. Hay veces que me cuesta entender las buenas escrituras y las palabras tan bien dichas como las tuyas... Soy una de esas personas que te lee cada vez que dices un hola y te respondo a cada momento dandote fuerzas y ánimos.
Soy sincera en cada escrito que te he puesto. Soy de las que opinan que para quedar bien mejor no decir nada... Siempre te he contestado según mi corzón ha sentido y en más de una vez mis lágrimas he tenido...
No he pasado por lo que tú, tal vez el tener a mi madre con dicha enfermedad me hace más conocedora del tema, pero tal vez no lo sepa bien, bien ya que soys vosotras la que mejor podeis opinar del dolor y de los sentimientos... Tengo terror, angustias, porque puedo padecer la misma enfermedad. Mi hija Marina también. Y cuando lo pienso sé que no seré lo suficientemente fuerte como lo estais siendo vosotras...
Muchas veces pienso en ello y hay días que me derrumbo... Soy débil.
Pero sé que tú no lo eres. Así que piensa sólo en tí... Quierete y no pienses en la gente de paso...
Relee el texto de tu hija y piensa que eres una mujer afortunada por sentir todo ese amor y cariño...
Bueno, que ya me he enrollado otra vez.... Ahora cuando le de a publicar comentario lo leeré y pensaré que menudo tostón te he dado...
Besos querida
María josé

Carmen 18 de enero de 2009, 18:41  

Hola Ana, ante todo me alegra leérte cielo, en segundo lugar muchísimas gracias por venir a visitarme, entenderme y animarme, dice mucho de ti dado por todo lo que has pasado y estás pasando..
Me voy a centrar solo y exclusivamente en algo que puede que tenga relación con lo que has estado comentando y algunas de tus lectoras, te diré que si algo he aprendido en esta vida y no creas que hace tiempo, no, lo he aprendido hace poquito tiempo, es que solo puedes y DEBES contar con lo que más cerca tienes de ti, o sea tu marido y tus hij@s, puede que haya alguna buena amistad que se precie de serlo y que así te lo esté demostrando, pero para qué nos vamos a engañar, aon muy poquitas las amistades que sepan entender, muy poquitas las que les sale del corazón perder unos minutos a tu lado escuchando lo que te apetece decir en un momento dado o quizás escuchando tú misma sus ánimos o simplemente comentar "la ruptura de Isabel Pantoja con su Julián" ;) desgraciadamente te lo cuento por las muchas malas experiencias que en este sentido he tenido y sigo teniendo, no sabes como ME REVIENTA cuando me encuentro de baja laboral como es el caso ahora mismo nuevamente y muy de vez en cuando SUENA mi teléfono (jamás una visita) así como uy voy a cumplir..) y después de escuchar un montón de SANDECES y que desde el principio lo único que me apetece es colgar y que no hago pq creo tener (herencia de mis padres) una estupenda educación, y escuchas para terminar esa frase que me crispa los nervios y se me sale del sitio hasta el trigémino que es "SI NECESITAS ALGO YA SABES DÓNDE ESTOY" coño (con perdón) llevo 3 meses de baja y ¿no necesito comer, o un recado, o tan simple como charlar unos minutos? ay Ana, si yo siguiera contándote sería algo interminable y tampoco se trata de bajarte la moral, ni de contar mis vivencias, pero sí me apetecia decirte QUE CUENTES CONTIGO MISMA, CON LOS TUYOS MÁS CERCANOS Y CON LOS QUE VERDADERAMENTE NOTAS Y TE DAN SU CARIÑO, QUE APRENDAS A BARRER PARA DENTRO EN VEZ DE PARA FUERA, que es muy facil HABLAR pero NO parece que lo sea tanto ESCUCHAR, COMPARTIR buenos y MALOS momentos, estar ahí y demostrar la palabra AMISTAD en su máximo significado, pero NO con las frases típicas y absurdas, llamadas por cumplir y demás simplezas, sino demostrando al cien por cien, y eso mi querida Ana solo es de verdad y así lo notamos cuando sale del corazón y desgraciadamente son poquitas las veces. Perdona todo este rollazo que he soltado Ana, pero como yo he pasado y sigo pasando por esas "ausencias" que en determinados momentos se necesitan, he llegado como te comentaba al principio que he aprendido tarde pero lo he aprendido, QUE ME BASTO Y ME SOBRO PARA QUERERME, MIMARME y que con cada desplante, desprecio, ausencia y falta de interés de esos "personajes" sean amig@s o familiares (esto es más jodido aún..) MÁS Y MÁS ME CREZCO Y MÁS FUERZA ME ENTRA PARA SEGUIR ADELANTE, pero por supuesto y aunque suene FEO decirlo, yo haré lo mismo en lo sucesivo, o sea el OJO POR OJO, DIENTE POR DIENTE..

Un abrazo Ana y nuevamente mil disculpas por haberme extendido tanto cielo.

Carmen 18 de enero de 2009, 18:50  

Se me olvidaba decir, que es curioso pero (en mi caso) siempre tengo cerca a amigas que por desgracia están fuera por motivos laborales y no hay vez que vengan a Asturias que vengan a casa con ese cariño que tanto necesitamos estemos bien o mal, desgraciadamente las que SÍ me han demostrado SIEMPRE su AMISTAD solo las puedo ver contadas veces al año, sería injusto por mi parte en la misma manera que he comentado lo anterior, NO hacerlo y mencionar tbn con lo que SÍ SÉ que tengo y puedo contar con ello..

Besos cielo y ánimo.

Caminarsingluten 18 de enero de 2009, 19:04  

¡Que razón teneis tanto Adormidera como tú Ana! Muchas veces las personas aislan a las personas enfermas, o simplemente se alejan de ellos, y así simplemente no piensan en ellos.

Pero no se dan cuenta qeu nadie estamos libres de una enfermedad, de cualequiera de ellas, y que se agradece el apoyo, la amistad, la llamada, el beso, el abrazo, el cariño. Los humanos, cada vez somos más inhumanos, más indivudualistas, más egoistas y así nos va en esta sociedad del egoismo y la envídia.

Nosotros desde hace muchos años, conocemos el hospital de día, hematología, y las marivillosas personas que trabajan en estos centros, y durante este último més hemos vivido de cerca el hospital, ya que a una de nuestras madres la han tenido que hacer una trepanación, hemos compartido habitación con enfermos de cancer y todos hemos agradecido el cariño, la sensibilida y el amor, que es lo que le hace falta a esta sociedad en general.

Muchos besotes, muchos ánimos y un fuerte abrazo.

Ana y Víctor.

CRIS 18 de enero de 2009, 21:43  

Bueno, entrar aquí simepre es irse con una buena reflexión, a veces dolorosa, pero es con el dolor cuando más se crece.¡Qué acorazados estamos todos!,¿no sé a qué esperamos para dejarnos ir?: la vida es corta. Gracias por expresaros tan bien a las dos.
Besos

Lorda 18 de enero de 2009, 22:29  

Creo que estas reacciones, (humanas),son puro miedo.El miedo paraliaza, mezclado,eso si que es verdad, con algo de egoísmo. Ana sigue adelante, no te pares pensando en los demas,siente pura compasión por que son debíles.Esto te reconfortara. Una abrazo apretao! Lorda.

Ana 18 de enero de 2009, 23:59  

Helena quiere decir que estos dibujos son rescatados del cuaderno que empezó a pintar hace años y en el que se encuentran dibujos suyos de todas las edades. Pinta unas muñecas preciosas, En el cuaderno se ve cómo ha ido evolucionando. Ahora las pinta con unas tetaaaaaasss, muy glamourosas, será la edad!!!, ehh Helena. Gracias mi peque, eres un Amor.

Marta, querida, con esta experiencia tenemos algo más que enseñar, a sufrir también hay que aprender y hay mucha gente que no sabe siquiera sufrir, no entienden el dolor, a nada que les pasa ya están pidiendo un analgésico, es nuestra cultura, la occidental, somos así. Y qué decir de la sociedad tan hipócrita en la que vivimos?. Yo no me conformo, y por ello grito, que el dolor aunque no es color rosa también hace brillar al ser que lo lleva.
Qué gracia, tú como Helena ocupando espacio, gracias guapa!!!!!, ánimos.

Adormidera, ni la seño está mosqueada contigo, ni la rubia muñequita eres tú porque Helena hace tiempo que la pintó y a ti no hace mucho que te conocemos y ella se durmió contigo el otro día. Es más, la seño es ficticia. Te elegí porque tu comentario exigía una entrada semejante, porque necesitaba exprimir el tema y ahora que os voy escuchando a todas, mis reproches van fluyendo, se van esfumando. Pero tenía que ponerlo encima de la mesa como aquel día las bragas, recuerdas?. Porque hay que ser consciente de que las actitudes que tenemos a veces, no aportan nada a la sociedad y si no aprendemos a dejarnos ir, a bailar en la desgracia de nuestros semejantes como tú bailaste aquel día en tu cama, nos estamos perdiendo lo más importante de nuestro físico y es el intercambio de cariño, de Amor. No será mejor que "demos" y que si la persona que necesita recibir quiere aislarse, que nos lo niegue, a que aislemos nuestro cariño y aislemos también el dolor de los demás?. Esa es mi postura, soy fiel a mis sentimientos y no dejo a nadie sin mi apretón. Si donde aprieto, molesto, pronto lo percibo y me retiro. Bueno, a veces no me retiro, pero ese es otro problema que tengo, no puedo soportar el dolor de los demás, prefiero pasarlo yo, me siento más potente. Entonces cuando sucedió todo esto esperaba todo lo que yo era capaz de dar y ... qué risa!!!! Ni de lejos!!!!. Se que no consigo entender donde queda la frontera del respeto, lo se, pero esto no responde a una mala voluntad, tan solo a una excesiva participación en el dolor ajeno.

Carmen, no estoy de acuerdo contigo. Los payasos llevan la sonrisa a los niños a los Hospitales, una sonrisa que sus padres son incapaces de darles, posiblemente afectados por la desgracia, son momentos de magia para ellos y hacen reír, algo muy sano.
De todas formas era un ejemplo, quien dice eso, dice visitar a los enfermos, y cualquier obra de voluntariado que se precie y que tanto nos cuesta (y ya he dicho que me incluyo).
Pues mira, después de haber pasado mucho, a parte del cáncer, mucho, muchísimo, algunas ya conocéis parte de mi historial médico, tengo que decirte que sigo creyendo en el ser humano, que espero mucho de la gente, que en mi entorno intento ver una luz que brilla y que si esa luz que llamo esperanza se apaga, ese día habré muerto.
Sigo sin estar de acuerdo contigo, los reproches que me nacen hacia quien NO estuvo, no me debilitan, mis anhelos me enriquecen, me hacen ver que yo sí que fui capaz y los demás NO, me devuelven un sentimiento firme y leal a mi sentir porque cuando me pregunto si yo haría lo mismo, me contesto que NO, que NO devolvería la misma moneda, y esa preparación, esos valores que gracias a Dios me dieron mis padres, me hacen sentirme orgullosa de mí misma y de mis antepasados que si algo me enseñaron fue a PERDONAR.
Fantástico ejemplo el de la guerra. El cáncer es una guerra en la que debemos entrar todos, los que lo sufrimos debemos concienciar a los demás de lo que estamos pasando, no malcriar a la sociedad y animar a que la mayor parte de seres humanos se solidarice con nosotros, con nuestras debilidades y nuestro dolor. Que los Gobiernos piensen en nuestros empleos, apoyen nuestra Sanidad y cubran nuestras necesidades.
No Carmen, el hecho de que yo ponga esta carne encima del asador no significa que me la vaya a comer, me explico?. Mi experiencia ha sido mía y de los míos. Quien no ha estado, no ha aprendido y yo lo he echado de menos, tú ya me entiendes. Pero mi vida sigue divinamente, amarguras ninguna, anhelos algunos pero créeme que tengo mucha esperanza en el futuro. A más soy yo misma, más feliz me siento.

Felicidades Vainita, tú la liaste, es que te sentí muy cerca y salió todo esto que andaba por aquí dentro remugando jajajaj. Ahora me siento mejor.

Gracias Mae, anda que, menuda ciberabuela estás hecha. Es que se está haciendo tan largo que da tiempo para pensar en muchas cosas.

Nada es casualidad, gracias Amalia, con eso me quedo. Qué decirte a ti, que me sorprendiste de aquella manera?. No hay palabras. Son esas cosas las que desmontan el esquema que tengo de mi entorno tan insulso.

Ivana, gracias, el etsy lo vi en tu blog y me pareció una idea genial.

Gracias Salvia, partimos de la base de que entre nosotras no hay exigencias y todo lo que nos llega es un regalo. Otra cosa es el compromiso que tenemos con nuestros familiares, amigos y gente que nos rodea. Ahí cada uno, según sus principios y valores entenderá qué está dando a la sociedad y qué no. Entre nosotras si nos damos esperanza hacemos más que suficiente. Fíjate hasta dónde están llegando las relaciones que el cariño nos llega en forma de regalos!!.

Picapusa, también yo te conozco del blog de Adormidera, tus recetas son geniales y el otro día estuviste fenómena, cómo me reí. Si estás con Carmen, bien, si estás conmigo también pero te digo, como le he dicho a Carmen, que yo sí que espero de la gente porque el día que pierda esa ilusión estaré muerta. Para qué sirve sino las relaciones?. Tenemos que luchar contra el individualismo y plantear las cosas que queremos y luchar por ellas. Si no lo hacemos nosotras, qué vamos a trasmitir a nuestros hijos?. Está claro que no me falta lo básico pero lucho porque hecho a faltar a la gente con la que compartí maravillosas experiencias y ahora no se dónde está. También imaginé que la gravedad del asunto despertaría sentimientos de entrega en mi gente y he sentido muchos vacíos. Pero lo principal, lo tengo, a muerte.

GRACIAS POR VUESTRAS PALABRAS, SIEMPRE TAN ESPERADAS.
VOY A VOLVER A LEER MI POST Y CONTESTO A Mª JOSE, QUIZÁS NO ME HAYA EXPLICADO BIEN Y NO QUIERO QUE QUEDE NADA EN EL AIRE.

Ana 19 de enero de 2009, 0:51  

Mª José, esas líneas que han suscitado tu duda y que por mi parte son una provocación precisamente no van dirigidas a ti. Quizás no me expliqué bien o fruto del reproche me salió todo del tirón. Lo que intentaba hacer aquí era una comparación entre la esperanza que recibimos del blog que no puede ser otra que esa, la cómoda comunicación, el fantástico poder de la palabra que nos llena de gozo. Pero al hacer comparaciones, nuestras expectativas se ven afectadas porque nada concuerda, nos decimos que si un desconocido nos hace llegar tantos regalos y la prima o cuñada ni siquiera un bombón, un bombón señoras y señores, con la de tiendas de chinos que hay por la ciudad y qué pocos detalles tenemos con nuestros semejantes en situaciones así, una visita, un paquetito, una barra de chocolate, una visita aún con las manos vacías. Y va y una chica desconocida que vive en Miami y que tiene la mano con la que trabaja, lesionada por un accidente, resulta que con la otra me hace un ángel de plata porque está haciendo un curso de orfebrería. Esto, a mí me descoloca. Entonces me pregunto, e intento provocar con mis palabras, pensar y hacer pensar, hasta dónde podríamos llegar con nuestra solidaridad?.
Creo que ahora me he explicado, disculpa si en algún momento te has sentido aludida, precisamente tú?, no me hagas reír.
Te digo lo mismo que a Salvia.

Carmen, está claro que cuando uno cae en una circunstancia de estas, lo mejor es la tranquilidad de los suyos y no hacer partícipe a nadie del dolor que supone una desgracia. Pero entonces, en qué sociedad vivimos?. A mí me enseñaron que aquí venimos a ayudarnos unos a otros, que el Amor está en la entrega y que nuestra Existencia solo tiene sentido en la medida en que Amamos a los demás porque sin Amor no hay Vida.
Desde la riqueza espiritual que se adquiere al sufrir puedo decirte que no pierdo la esperanza en el ser humano, y que la Vida me va devolviendo con creces todo el bien que intento hacer aunque a veces me salga todo muy, muy mal.

Gracias Ana y Víctor, cuando se entra en un lugar como es el Hospital de Día se da uno cuenta de la gente tan especial que hay, desde enfermeras hasta los mismos pacientes, es otra dimensión, es un vivir rozando el peligro, el no saber qué me traerá este gotero, cómo me sentiré mañana, es todo un mundo de sensaciones que uno ya no puede olvidar.

Cris, así es, la vida es corta para vivirla y larga para padecerla.

Lorda, estoy contigo, totalmente, mi postura es esa, el sentimiento de compasión hacia la gente que no sale de sí misma para entrar a adormecer un poco la pena de los demás, hacia quienes se mantienen en su egoísmo y autosuficiencia como si en este mundo no dependiéramos unos de otros y no nos necesitáramos para hacerlo todo más llevadero.

A TODAS DECIROS QUE OS ESTOY MUY AGRADECIDA POR VIAJAR CONMIGO A LOS SUBTERRANEOS DEL ALMA. OS DEJO UNA SONRISA.

Adormidera 19 de enero de 2009, 1:12  

ANA, la primera vez que te leí pensé, sí, que algo había hecho mal o que no me había explicado bien.
Entiendo y comparto perfectamente tu actitud. Y precisamente mi comentario iba por ahí, no tan acalorado porque en este instante no vivo la situación y porque mi carácter y mi lucha fue otra.
Precisamente la contraria.

(Aclarando que el cáncer no fue el problema), sí que con 33 años y por una negligencia médica se me cambió la vida sin nisiquiera imaginarlo. Entonces toda esa familia unida corrió a comportarse como todos hemos mamado (porque estoy de acuerdo contigo, hay que educar también en el dolor, y eso es lo que te quería transmitir). Pero a mí esa piña no me hacía bien. Yo necesitaba que nadie me recordara a cada paso lo que sufría en mis carnes, necesitaba mi tiempo, mi espacio, mi silencio para acomodarme a los cambios. que nadie me mirara con pena o preguntándome a mí lo que yo tampoco entendía: qué demonios hacía allí.
En el hospital fue "relativamente" fácil mantener las visitas restringidas, porque igual que no comprendemos que la gente que se supone cercana nos "abandone", los que pretenden no hacerlo no siempre entienden que yo puedo no ser igual y necesitar la distancia.

En casa durante meses el teléfono no se atendió. Y mi madre, bendita ella a la que tampoco podía ver, hizo de parapeto entre todo ese cariño y yo.
Hubo gente, ahora que echo la vista atrás, que se desligó. Pero pocos y me cuesta hacer recuento. Y por esos ejemplos y porque luego me dio tiempo a analizarlo bien, sé porqué pudo ser. Ellos no conocían la enfermedad. Años después, cuando aquello cambió, es cuando se vuelcan y me han llegado a decir hace días escasos "yo no tenía ni la más remota idea de lo que estabas pasando, he tenido que verlo en un reportaje en televisión o leerlo en un libro" (jamás se molestaron en preguntar quién hacia las cosas en mi casa cuando yo ardía en fiebre día sí y día también, o cuando no tenía fuerzas para subir unas escaleras o cuando el cuello , el pecho o el brazo lo tenía inutilizado por vías, fístulas no funcionantes y demás.
En fin... que conozco los dos extremos.
En mí tengo el animal que prefiere lamerse las heridas hasta que es capaz de controlarlo, sólo con la ayuda directísima de quien vive en mi casa y de mi hermana.
Y en los demás tengo ejemplos de lo que es volcarse y lo que es el egoísmo proveniente de esa falta de educación en la solidaridad.

Por supuesto soy de las que protesta y critica cada cosa en su momento, pero que no reniega de nada. Ni de los ausentes, ni de los pesados por presentes, ni de los virtuales (aquellos amigos chateros de entonces que respondieron y aún están años después al otro lado de un tfno).
Y también sé que no generalizas porque eres muy lista para pensar que conoces la vida de todas las personas que te dejan mensajes de apoyo, y saber si hacen o no algo más aparte de esos mensajes.

Como tú hablaste de Mercedes, yo te podría hablar de mi amigo X virtual, que desde entonces y después de la primera vez que charlamos y se rió de mí por decirle que mi único deseo era beber medio vaso de agua fría sin saber lo que me pasaba, no ha parado de trabajar para congresos médicos internacionales y nacionales, en estudios y mejoras de la calidad de vida de enfermos como la que fui y seré. O de Y, un farmacéutico amigo entrañable de Cádiz que me fabricaba unas cremas imposibles para intentar paliar las marcas que el problema me dejaba en la piel, y al que acompañamos hasta el momento en que una metástasis acabó con su vida. Aún el día anterior me llamó, y me dijo que la valiente era yo. Manda narices!!!!!!!!!!!!!

En fin, que te entiendo tan bien... incluso los ataques de coraje que te hacen bien (a quién me recordarán?). Y como te decía, desde luego comparto tu forma de pensar. Es la única manera de que las cosas pudieran un día cambiar. Que se enteren los que viven en bolas de cristal temiendo infectarse de la realidad. Pero sobre todo, que se empiece desde casa, porque los grandes egoístas del futuro, los estamos educando en los principitos egoístas del ahora.
Por supuesto hay gente excepcional, que será capaz de variar lo recibido, pero es más difícil, cada vez lo es más en esta sociedad mimética y rasante.

Un abrazo y espero haberme sabido explicar.
Como le decía a Soledad, llevo unos días un poco "mareada" por tanto como me da vueltas por dentro.

Sobre la muñeca, jajajajajj ,era para aclarar que ni rubia, ni de faldita, ni de mascota con collar. Que no tenía claro yo si la ilustración la relacionaas con alguien.

Muaaac, y saludos a todas las que pasais por lo mismo o por cualquier enfermedad y a Helena, por ser digna hija de su madre.

Maricruz 19 de enero de 2009, 10:22  

Ana lo primero decirte que se me ha puesto la piel de gallina leyéndote. Mañana seremos testigos de un día histórico con la toma de posesión de Obama, el día en que el sueño de Luther King, uno de los grandes luchadores y revolucionarios del s.XX se va a cumplir. Y él decía que lo que más le dolía era el silencio de los buenos, el silencio de aquellos que no actúan y esperan que otros hagan lo que ellos no están dispuestos a hacer. Me parece que es un poco lo mismo que tú has expresado en esta entrada, al menos a mí eso es lo que me ha llegado. Gracias por hacernos reflexionar, gracias por escribir.
Suscribiría palabra por palabra lo que has escrito porque en mi opinión son verdades como puños. Solo hay una cosa en la que no estoy de acuerdo contigo y es en lo que afirmas en las últimas líneas. Claro que cuentan, todos contamos y si hay algo que nos hace iguales es que nos necesitamos. Tú dices que ni ellos pierden ni tú tampoco y yo creo que no es así, siempre pierden las dos partes. Has hecho un símil muy acertado al empezar tu post cuando has dicho que de pequeños nos sacaban a la pizarra.... vivir es lo mismo que asistir a clase y como alumnos que somos cada uno nos encontramos en un nivel diferente de aprendizaje y avanzamos a un ritmo diferente. Si no me ha gustado la parte final de tu post es porque da la impresión que detrás hay amargura y resentimiento.

Pd para Helena: me ha encantado tu dibujo, de verdad sigue dibujando que se te da muy bien... sabes a mí a quien me ha recordado la muñequita??? a la Paris Hilton, juassss es que yo como tu mami tengo mucha imaginación :)))

Soledad Pérez 19 de enero de 2009, 10:26  

Ana, tienes razon en cada palabra que escribes,yo soy de pocas, pero contigo me veo reflejada, yo me asusto, me siento sola, nadie pregunta ni dice nada y tengo miedo, de los pocos que hay, bueno nunca fueron muchos no saco ni un gesto ni una palabra eso es conmigo... pero cuando se trata del dolor ajeno, no lo soporto, no me trago la injusticia y me sale la capa de supe mujer y espada en mano o todo lo que haya al alcance voy a decirle al otro "aqui estoy yo" y estoy de presencia, de horas, de firme por eso duele ver que no haya alguien que actue igual con uno. Como dice Adormidera, somos desde siempre y ahora mas , de esas mujeres que lamen las heridas ajenas, pero a la hora de la verdad terminas lamiendote sola, entre lagrimas, pero en un dos por tres te vistes de payaso y le enseñas tu mejor sonrisa al otro, al que padece, al que sufre, como si tu no estuvieras pasando lo mismo, y ahi te llaman valiente, te dicen que eres fuerte, que tu puedes, por eso quizas se alejan porque ven que tu eres capaz de lamerte sola y hasta en las partes mas dificiles.
Se que tu tienes coraje, tienes la fuerza suficiente para salir adelante y hacer tanta cosa como Adormidera con sus bragas,pero ¿¿que bien nos vendria un golpecio en la espalda!! por si acaso digo yo, para saber que hay alguien detras de una por si nos vamos de espalda por cualquier circunstancia. Pero somos de ebano mujer, de madera fuerte, duradera y maleable y me encanta que enrostres tan fraseadamente,(ya cualquier escritor desearia la mitad de lo tuyo o lo de adormidera) todo el egoismo humano, porque mientrs se quema la casa de al lado somos capaces de estar horas observando el espectaculo, pero ¿cuantos son los que corren a ayudar,a pasarse de humo, a mojarse, y a cargar cosas para que no se quemen? no... es mejor mirar de lejos con un buen pucho en la boca,( como si ya no hubiera tanto humo)mientras los demas se tiran de los pelos porque lo estan perdiendo todo.paradojas de la vida!!! me encanta tu sazon españolado para defender las causas que crees justas y ole!!Como buena chilena te digo:A mierrrrrda, salgan del camino porque aca hay mujeres que han valido, valen y valdran y que son capaces desde su propio dolor aliviar el dolor ajeno.Si usara sombrero orgullosamente me lo sacaria ante su presencia Doña Ana y ante tanta verdad no me que da mas que retirarme sigilosamente porque usted hablo.
Un abrazo fuerte para ti querida Ana, para Adormidera y para todas las que comentaron, en mi has calado hondo y te lo agradezco, ve por mi blog a ver la entrada ultima.Helena, tienes como madre a una gran mujer....
Con todo mi respeto

dewinter 19 de enero de 2009, 10:57  

Querida Ana, no puedo evitar empezar siempre con este encabezamiento, sin conocerte, apenas hemos cambiado unas cuantas líneas... y sin embargo te llevo dentro de mi, como si te conociera de siempre, como si fueras alguien que se busca durante mucho tiempo y se encuentra muy pocas veces.
Puede que precisamente no conocernos facilite el ver en los demas lo que buscamos, extraer de las palabras el sentido que necesitamos cada uno de nosostros.
Es cierto, lo sé bien, la gente que nos rodea no nos acompaña, no sé si es por respeto, si es por temor, si es que debemos mantener siempre esa imagen perfecta de "aquí no pasa nada", "todo va bien", "soy fuerte, mirame, no me afecta" "no se me nota lo que estoy pasando, soy estupenda"....
Busco la explicación y a veces, incluso pienso que yo tengo la culpa cuando los demas no vienen a mí, ¿cogí yo el telefono y le conté lo mal que estaba? ¿Pedí "ayudame", "acompañame" "me muero de pena"??? No, no lo hice nunca. Siempre espero que sean ellos los que se acerquen, los que se den cuenta de que les necesito, de que me marchito por dentro.
Leer tus palabras provoca un terremoto dentro de mí. Lo que pienso y no digo, lo que temo y no quiero ver, todo expuesto con tu coraje. No te conozco, es cierto, pero te imagino como alguien lleno de fuerza, de energia, de coraje (me gusta esa palabra). No se imaginarme tu dolor, solo conozco el mío, que me supera, y te admiro, tu historia está llena de ejemplos a seguir, has crecido y te has fortalecido con cada nueva contrariedad.
No todos podemos decir lo mismo. Algunos estamos atrapados en las arenas movedizas de la pena, y nos absorbe y tira hacia dentro. Y aunque sepamos que nuestro caso no es el peor, que hay tanto sufrimiento repartido (injustamente) por el mundo, el remolino no nos deja alejarnos de su ojo, y es agotador. Todo el dia nadando, y sin llegar a ningun sitio.
Por eso, gente como tu, que se rebela, que dice las cosas como son, que afronta la vida como le viene, que derrocha humanidad, rabia, cariño, experiencia...
Para mí, tu, adormidera, maricruz, habeis hecho de mi vida un lugar distinto, habeis abierto una ventana sobre un paisaje que desconocía, adornado por las palabras, floreciendo en un paisaje helado.
Gracias por lo que das, por lo que eres.
Un beso.

Carmen 19 de enero de 2009, 17:55  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen 19 de enero de 2009, 17:59  

Carmen dijo...
Totalmente de acuerdo Ana, pero sabes qué me sucede? que nunca he hecho las cosas para que los demás me devolvieran nada (en este caso dar una ayuda, un afecto, una compañia..) pero cuando ves que pasan los años, has dado tanto de ti misma a todos y cuando una necesita del afecto y cariño de los demás, de esas personas que has estado a su lado en "sus malos o buenos momentos" y no sientes esas mismas cosas en tu piel cuando te llega tu mal momento, es cuando después de años te van aminorando las fuerzas para continuar siendo como soy y como me han enseñado en mi casa, me empiezo a sentir pequeña, muy pequeña, casi diminuta ante los demás y es cuando me enfado tanto y veo con claridad el egoismo y falta de interés ante los malos momentos de personas a las que desinteresadamente una siempre ha estado ahí y de ahí que haya dicho que posiblemente lo empezára a tener claro y hacer el ojo por ojo..nunca en plan mal, pero sí no implicandome tanto en nada ni en nadie vistos los resultados, ya dije que no soy de las que emplean el dicho de manos que no dais qué esperais, pero caray de vez en cuando tbn me gustaría ver ese cariño que yo he regalado siempre sobre manera en momentos críticos y puntuales pues para lo bueno estamos siempre ahí..
Quizás no sea el mejor momento para opinar del tema con lo que puede sonar a resentimiento mis palabras, pero hay situaciones a veces que hay que vivirlas en propia piel para poder entender que lejos de ser resentimiento, es puramente tristeza de ver cuan egoista puede llegar a ser el ser humano con lo que a diferencia de ti (y me alegra saber que tú NO opinas así..) cada día creo menos en el buen hacer del ser humano..

Besinos.

PD: Me había saltado alguna palabra y por eso eliminé el comentario de antes y dejarlo bien..

Dolorss 19 de enero de 2009, 19:31  

Tengo una buena amiga , tenía entonces 40 años, que en tres años sufrió tres duros golpes uno fue la pérdida del marido en un accidente de coche, al año le diagnosticaron cáncer de colon,(operación, quimio, .. ) y un año más tarde murió, de repente, sin avisar, su hijo de 22 años de un derrame cerebral.

Cuento esto porque su entereza nos admiraba, su sonrisa triste en todo momento iluminaba su dolorosa y desencajada cara, ... estuvimos y estamos con ella, la llamabamos , ivamos a acompañar a médicos, ..lo que ella necesitase nos lo ibamos combinando, procurabamos no dejarla sola... pero un día nos dijo:
si, me ayudais mucho pero cuando estais en vuestras casa y os vais a dormir, cerrais la puerta y todo lo que quereis se queda dentro... a mi esto no me ocurre, yo cierro la puerta y me quedo sola.
Un beso emocionado.

Chikitita 20 de enero de 2009, 0:27  

Hola! Quizás no es el post más adecuado para hacer un comentario, pero tenía tantas ganas que al final me he animado a escribirlo. Simplemente decirte que sigo tu blog desde hace un par de meses, y que me encanta. Ultimamente me estoy enganchando un poco y aquí estoy cada dos por tres,..jeje Y es que me gusta mucho cocinar y me gusta ver como gente como tú va dejando por aquí sus experiencias en la cocina, y junto a ellas pedazitos de su vida, de sus emociones, sus cosas,... hace que los olores y sabores de la cocina te lleguen de una forma más cercana y más humana, y eso me gusta. Así que nada, te mando muchos ánimos, ya que en este ultimo post se te ve algo melancólica y triste. Yo pienso que cuando una misma da su cariño hacia las personas que le rodean,eso se le devuelve en forma de cariño también. Quizás no haya pasado por experiencias como las que has vivdo tu, pero a veces te tocan otras cosas tambien durillas, e igualmente tienes que dar amor a la gente que quieres, o ellos a tí. Te mando un besazo y te dejo un link de una canción que a mí me pone siempre contenta. No sé si te gustará pero para mí es un antidepresivo y me pone de muy buen humor. En fin, besitos desde Sevilla.

http://es.youtube.com/watch?v=7RksOHQAU1s

Ana 20 de enero de 2009, 0:31  

A Adormidera:
Ya puse como título en el post: No soy yo, es Adormidera, y lo vuelvo a repetir, eres tú quien me ha despertado todo lo que siento, quien ha removido todo lo no podía digerir y ya voy haciendo hueco para cada cosa en mi vida.
Respeto tu experiencia y he llegado a descubrirte como medicina que me proporciona una gran calidez días antes de mi operación. Como suelo decir, algo superior va poniendo en mi camino piedras brillantes que lo iluminan y tú has sido junto con Soledad las últimas que he descubierto. Tienes razón en lo que dices, pero yo ya cuento con que desconozco la vida de nadie y me hago cargo de mis expresiones que al provocar intentan despertar y hacer pensar, tan solo eso.
Respecto a la ilustración, palabra que me gusta más que dibujo, decirte que no responde a nada ni tiene más intención que la de animar un poco el post por aquello de que cuando ponemos en escena una receta, subimos una foto. Claro que si lees el título del post y luego miras la foto parece que yo quiera decir que la imagen no soy yo, es Adormidera. No, no, no, qué confusión Dios mío!!!!!. Tan solo es una de las muñequitas que pinta Helena, 12 años absorta por las actrices de cine, por las que siente gran devoción., parece que Maricruz ha dado en el clavo pensando en Paris Hilton.

A Maricruz:
Este es un capítulo que tengo que perfilar porque siempre me decepciono al comparar lo que yo soy capaz de dar y lo que me llega de los demás, que no están a la altura. Como también me rompe los esquemas lo que me llega de gente que no esperaba y siento tanto agradecimiento que hasta llego a incomodarme. Las enfermedades crean un ambiente tan delicado que no sabes si aciertas estando o ausentándote y permitiendo la privacidad. Después de mucho rumiarlo pienso que cada cual debe ser fiel a sí mismo y hacer lo que piensa que debe de hacer respetando siempre al prójimo.
La amargura y resentimiento que tú lees en las últimas líneas no se leen fácilmente si no se sabe leer entre líneas que es donde tú las ves porque eres una gran amiga que ya lleva tiempo viajando conmigo. Ese capítulo sabes que me costará más pero todo llegará.
Helena se ha reído con tu interpretación, justo le encanta Paris, pero aquí su madre le ha paseado la calva durante meses para que aprenda que lo artífice de las actrices de cine no tiene nada que ver con el Amor que es lo que priva en la vida. Como dice Adormidera debemos educar a nuestros hijos en el dolor, que es un sentimiento como otro cualquiera.

A Soledad:
Además de mi agradecimiento por tu presencia en mi vida quiero hacerte llegar mucha fuerza para que sepas compartir con tu familia todo lo que te está pasando. Ya me lo decía mi terapeuta, que somos tan fuertes, como tú dices, que todo el mundo piensa que podemos con todo y llega un momento en que la superwoman se agota y necesita unas vacaciones, necesita llorar, hacerse preguntas y seguir llorando y entonces ... con qué caras te encuentras?, si a veces hasta llegan a enfadarse porque te sientes triste, como si la tristeza fuera de las tortugas y no correspondiera a un sentimiento humano. Aquí en esta casa no ha habido tregua para nadie, he llorado a gusto, he dormido cuando he querido, he hecho si he podido, me he paseado tal cual he estado en cada momento, hasta se me cayeron las cejas y las pestañas, y hay quien se ha tenido que tragar mi aspecto a disgusto pero aquí yo no crío burbujas de cristal, crío seres humanos lo mejor que se y puedo. Gracias a la ayuda de mi marido cada día ha sido un día nuevo porque él lo ha hecho especial y no le ha dado importancia a nada, colaborando al máximo y haciendo como si lo que me estaba pasando fuera una larga gripe, sin exigencias.
Pero Soledad por Dios!!!, no me llames Doña Ana que soy una pipiola, no me hagas vieja, ay que me muero de risa con ese lenguaje tan tuyo, me encanta.

A Rebeca:
Cierto, a mí también me da por anhelar cosas y no las pido directamente y mi psicóloga me decía lo mismo que dices tú: no te pueden adivinar lo que necesitas si no lo pides. El secreto es la comunicación, y romper patrones de educación que no nos hacen evolucionar.

A Carmen:
Te entiendo perfectamente, se que es tu debilidad la que habla, tú seguirás siendo quien eres y si has sido como dices que eres, cuando te vuelvas a fortalecer seguirás comportándote como siempre has hecho, del lo contrario te decepcionaráis a ti misma. Es difícil sobreponerse a la decepción que nos llega de la conducta ajena pero todavía lo es más enfrentarse a la transformación de la propia.

A Dolorss, mi más sincero agradecimiento porque entre todas las reflexiones creo que la tuya me cala muy hondo. Siento que a pesar de todo, todos los días tengo que dar gracias porque la enferma soy yo y no lo es una de mis hijas o mi marido, o mi madre, no podría soportarlo, prefiero lo que tengo. Así que no me atrevo ya a seguir hablando de lo que me llega o me deja de llegar de los demás porque sinceramente siento que estoy en un tío vivo que no deja de dar vueltas. Lo más importante es que cuando cierro mi puerta y apago las luces, mis seres queridos están conmigo con el agravante de que en mi corazón y sin presencia física también tengo muchos seres queridos, QUÉ MÁS PUEDO PEDIR????.

Ana 20 de enero de 2009, 0:41  

Gracias Chikitita por tu visita y tu comentario, eres bienvenida a mi blog y me ha gustado mucho tu comentario y tu canción, gracias por tu cariño.

GRACIAS A TODAS POR VUESTRAS PALABRAS, AGRADEZCO MUCHO TODO LO QUE NO SEA SILENCIO, ADORO LA COMUNICACIÓN.
UN ABRAZO.
ANA

SEFA 20 de enero de 2009, 0:59  

Querida Ana, como me gusta leerte y me da un poco de envidia sana, la facilidad que tienes para expresar lo que realmente quieres decir, hace dias que no entraba, pero hoy ademas de leerte quiero que te pases por mi blog tengo un reto para ti, espero que te guste, piensa que es un juego.
Ya se que solo nos conocemos por el blog, pero quiero decirte que yo sigo rezando por ti a mi Virgen, espero y deseo que todo vaya pasando y cada dia te encuentres mejor.
Te mando un gran abrazo. SEFA

Sonia Martín 20 de enero de 2009, 10:44  

Ana, Helena, Realmente yo también me he quedado sin palabras. Pero Ana, mira a Helena, un sentimiento así es lo más importante que hay en este mundo. Un beso enorme, muy grande. Y sí, hay gente que huye de la adversidad, pero a veces, es porque ya ha tenido demasiada en su vida. Perdónalos, seguro que te quieren más de lo que se pueda pensar. Más besos. Sonia

Maria Dolores 20 de enero de 2009, 23:34  

Ana me encantaria poder hacerte un comentario con todo lo que me viene a la cabeza, pero expresartelo me cuesta, fué un error de mi juventud la lectura no me gustaba y ahora noto la falta de expresividad.
Lo que si te digo es que no esperes nada de nadie que no esté dentro de tus cuatro paredes, que son los que están por ti al cien por cien.
Ánimo y Besos

Raquel 21 de enero de 2009, 17:20  

S e ñ o r i t a.... que a usted le voy a dar yo que llevo uan hora entre leer y digerir comentarios aysssss que llorera por Dios que estoy yo muy sensible... que pienso que aun en los momentos mas duros tu ves la botella medio llena y si no la ves pues te sale el genio y que h...tias pues si esta vacia vas a por agua y la llenas.
Mira yo siempre digo que el genio no me lo quiten por lo menos que nos quede el relincho;-P y que a mi casa gente que no habla y que no coma vamos que no es que no venga pero que me darán ganas de darles un meneo... admiro la capacidad para el silencio y sigo practicando pero seamos serios el silencio que habla requiere de dos almas unidas y esas no aparecen en cada esquina.
Es una maravilla ver como todavía se pueden tener diferentes puntos de vista y que esas diferencias no mermen el cariño que creo yo que estamos demasiado acostumbrados a creer que todos somos iguales y que la misma receta vale para todo.
Aprendo mucho , me emociono y eso no tiene precio... GRACIAS.

Flor 21 de enero de 2009, 22:45  

Yo, como María José, me había sentido un poco tocada con el post.
Interpreté como que a veces crees que quien te deja un comentario es un poco falsa. No sé. Seguro que entendí todo mal.

A esta hora no estoy inspirada pero quería decirte que si alguna vez te he dicho algo es porque lo he sentido. Incluso, se me ha cruzado por la mente decirte para que nos encontráramos cuando fui a Valencia, pero no lo hice. Pensé que te importaría un pimiento conocerme.

Anita, cuando te operen prenderé velitas para que todo salga bien y estés en casa prontito. Si no te gusta, te jo.ro.bas!!! Lo haré igual :-)

Un besito enorme

Anónimo 28 de febrero de 2010, 2:07  

Ola, what's up amigos? :)
I will be happy to get some help at the beginning.
Thanks in advance and good luck! :)