Páginas

24.3.08

EMPANADILLAS

Estas son las empanadillas que hemos hecho en mi casa siempre. La masa es muy sencilla, luego cada uno le puede dar su toque, con el relleno que quiera; también se pueden freir o cocer al horno, yo siempre las hago al horno, no me gustan fritas, pienso que quedan demasiado aceitosas. Cuando mi abuela o mi madre las hacían siempre pedíamos que sobrara masa porque de ella nos hacían unas "coquitas" de azúcar y canela que en aquellos tiempos sabían a gloria. Los niños de hoy, como tienen de todo, estas cosas quizás no las aprecien pero yo, siempre recordaré como mi abuela, con aquella rectitud, me decía: no queda masa, y me quedaba sin "coquitas".

Así que hoy he hecho una bien grande para que mis hijas la disfruten. Al observar en el horno como burbujeaba, se va hinchando por partes pero vuelve al sitio, he podido recordar aquellos momentos y he disfrutado.
Os pongo la medida para 12 empanadillas
Ingredientes masa: 250 gr. harina, 250 ml. agua, chorrito de aceite y pellizco de sal.
Ingredientes relleno: 3 ó 4 cebollas, atún en salazón a trocitos, guisantes y huevo duro.

Preparación del relleno.

El día antes se pone a remojo el atún negro (aquí en Valencia lo llamamos tonyina negra salada). Se le cambia el agua varias veces hasta que nos guste el punto de sal. Se coloca aceite en una sartén y se pocha la cebolla.

Cuando ya está bien doradita, añadimos el atún negro que habremos desmenuzado y se fríe con la precaución de que no se haga demasiado.
A continuación se añaden los guisantes, como los utilicé de bote, en este momento apago el fuego.
Por último añadimos el huevo duro.
Preparación de la masa

Poner a hervir en una cazuela el agua. Cuando hierva añadir un pellizco de sal y un chorrito de aceite de oliva y remover. Añadir la harina hasta lograr una pasta consistente. Apagar el fuego en este momento y sacar la pasta del cazo y amasarla en el banco.
Para hacer las empanadillas dividimos la masa en bolitas. Utilizaremos dos plásticos y un plato para hacer cada una de ellas. Cogemos una bolita y la colocamos entre los dos plásticos, aplanamos con el plato y después con un rodillo pequeño le quitamos grosor hasta dejar la capa lo fina que queramos. Rellenamos, doblamos, quitamos el plástico de encima y cerramos dando pellizquitos para que no se salga el relleno. Hay quien utiliza un tenedor para ello, a mí me gusta más como os cuento.
Sé que habrá quien me haya entendido a la perfección y quien no tenga idea de lo que estoy contando porque todos hemos empezado alguna vez y quizás si no se ve hacer no se entiende.
Espero haberme expresado bien. Cualquier cosa me preguntais.
Vamos colocando las empanadillas en una fuente para horno. Precalentamos el horno a 200º y las cocemos un tiempo según el horno y como nos gusten de doraditas.
Aquí en Valencia lo llamamos "pastissos escaldats". Que no se os olvide añadir la harina en el fuego, es ese el momento en el que la harina se escalda y de ahí la palabra. Pero por un espacio corto de tiempo. Espero que os gusten.
Y si haceis el doble de la medida arriba indicada podeis dividir la masa, la mitad para empanadillas y la otra mitad para hacer la "coquita" de la que os hablaba.
En este caso he hecho una grande. Se pone la masa encima de una silpat o papel para horno, la vamos haciendo todo lo fina que queramos, alrededor le hacemos unos bordecitos y por último la espolvoreamos con azúcar y canela. La cocemos en el horno precalentado a 200º. La sacaremos cuando veamos que ya está dorada.

27 comentarios:

maricruz 24 de marzo de 2008, 17:22  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marta 24 de marzo de 2008, 18:28  

Lo del atún negro me ha descolocado, paisana. Pero te copieteo la receta de todas maneras. A ver si me atrevo pronto.

Besitos y abracitos

Belen 24 de marzo de 2008, 20:19  

me han gustado mucho tus empanadillas,seguro que estan buenisimas.gracias por el aviso del virus,ya esta borrado,un saludo.

izaskun 24 de marzo de 2008, 20:46  

Ui, ui, ui, que buena idea me has dado Ana. Yo no le puedo poner todos los ingredientes que le has puesto tu, pero la masa si la puedo hacer y luego la puedo rellenar de verduras. Ai, Ai, Ai, creo que voy a hacer unas ahora mismo! :D
¡Qué alegría!
Por cierto, te has explicado de maravilla, yo no tengo ninguna duda. Seré que soy una chica lista :P
ajaja

Natacha 24 de marzo de 2008, 21:07  

Supongo que el atún negro te refieres al "sangacho" es decir la parte negra del atún ¿no?
Muy ricas, riquísimas. Las voy a hacer integrales, y te cuento.
Un besito, linda.
Natacha.

Shitaki 24 de marzo de 2008, 22:21  

A mi tambien me has pillado con lo del atun negro, y suena tan bien.

Maravillosos esos pastisets escaldats, en Cullera se suelen hacer mucho con acelgas. Lo has explicado muy bien .

B77

Maria José 24 de marzo de 2008, 22:39  

Hola Ana, mejor en el horno si, a mi el aceite frito no me sienta bien, me duele luego el estómago, y eso no puede ser que aún queda mucho por comer... Respecto a lo que me comentaste de los mejunges estos del otro post, se lo he comentado a mi madre y dice que de momento tira con el Noni y el aloe vera. Si la cosa va a peor ya te avisaré. Gracias por todo y me apunto esta receta nueva, que siempre las relleno de lo mismo. Hasta luego

Ana 24 de marzo de 2008, 22:48  

Maricruz, puedes quitarle los guisantes y sustituirlos por acelgas o espinacas por ejemplo, qué te parece?. El atún negro lo he aclarado en el post, es atún en salazón. Lo podéis encontrar en sitios donde venden mojama, hueva, etc.

Marta, el atún negro es atún en salazón, se pone a remojo la noche anterior. Claro que te atreves, con lo bien que lo haces tú todo, eh!!!!.

Belen, gracias por venir. Esos virus tienen todos la misma pinta.

Izaskun, me alegra poderte aportar algo con esa dieta tan restringida que llevas. Seguro que tú harás alguna innovación y me sorprenderás con un relleno de lo más sano.

Natacha, no he pensado en hacerlas integrales, es una buena idea pero recuerda que tienes que escaldar la harina que si no es un empastre.

Shitaki, claro que sí, con acelgas estarían muy buenos, con gamba amb bleda, hay un montón de rellenos.

GRACIAS A TODAS POR VUESTROS COMENTARIOS, UN ABRAZO.

Izaskun 24 de marzo de 2008, 22:58  

Ya están en el horno... mmmm...

Ana 24 de marzo de 2008, 23:07  

MªJosé, mucho ánimo, llévate la receta y varía si quieres un poquito, hay muchos rellenos, siempre se puede idear algo nuevo.

Izaskun, me parto, eres más rápida que las liebres, ay qué risa. Ya me contarás de qué te las has hecho.

UN ABRAZO A LAS DOS.

Sara 24 de marzo de 2008, 23:38  

jejejeje... te hice entrar ganas de empanadillas, guapa?

Nosotros a veces también le añadimos guisantes.

Por cierto... tienen una pinta ESTUPENDA!

Besos!

Ana 24 de marzo de 2008, 23:48  

Sara, tenía ganas de hacerlas ya, hacía 20 años que no las hacía, como te lo cuento. Le encargué el atún a mi madre y por fin hoy ha sido el día. Para cuándo esos ovnis?
Un beso y gracias por tu comentario.

Izaskun 25 de marzo de 2008, 0:02  

Ya está! :)
Soy rápida porque me he propuesto no caer en la rutina de los purés! ajaja

MARISA o famalap 25 de marzo de 2008, 0:13  

Qué curiosa receta, sobre todo por lo de la harina escaldada... el relleno diferente al que hago habitualemnte, pero estoy segura que delicioso.

canela 25 de marzo de 2008, 13:51  

¡Qué receta más rica! De pequeña me empaché de empanadillas de atún por culpa de que la masa frita me caía fatal (y me cae). Probaré estas tuyas hechas al horno. Gracias, Ana.

Saludos,

canela

Almudena 25 de marzo de 2008, 16:02  

Si,yo creo que en el fondo todos hemos tenido la mala experiencia de las empanadillas chorreando en aceite...pero ahora que se pueden hacer en horno(antes también se podia jeje) son más sanas y todas nos estamos volviendo a animar.
Gracias por tu receta,un saludo.

cannella 25 de marzo de 2008, 16:13  

A veces se disfruta más con los recuerdos que con la comida misma.
Un beso

Pilar 25 de marzo de 2008, 16:25  

Ana, me han gustado mucho tus empanadillas. No conozco el atún negro, la verdad es que en Galicia no sé si se comercializa.
Yo las hago siempre fritas, pero tengo que intentarlas al horno, seguro que están de muerrrrrte.
Aquí, en las aldeas, con la masa de la empanada que sobraba, se hacian unas cocas de nata. Se estira y se baña en nata y se espolvorea con azucar y canela. Se hornean y normalmente luego las comían los chiquillos que jugaban por allí.

Cristina 25 de marzo de 2008, 16:34  

Ana, que buenas y diferentes éstas empanadillas, la verdad es que viviendo en España, qué diferentes son las recetas de una comunidad a otra así que imagina fuera de aquí, hay tanto por aprender!
En fin, espero que pasaras unas buenas Fallas y Semana Santa, Un besito.

Ana 25 de marzo de 2008, 16:48  

Marisa, la harina escaldada hace que la masa sea muy suave, te comerías un montón de ellas.

Canela, yo también huyo de los fritos siempre que puedo. Unos calamares rebozados no se pueden hacer al horno pero si en una receta puedo elegir entre horno y fritura me quedo con e horno.

Almudena, es que como ya llevan el relleno de dentro bien aceitosito para qué más?.

Cannella, estas empanadillas es verdad que me traen muchos recuerdos porque mi madre con tres niños no tenía tiempo a tanto entretenimiento, entonces las he comido más en casa de mi abuela cuando he sido un poco mayor.. y me encantaban.

Pilar, el atún negro es lo que se llama atún salado, lleva unas espinitas con una especie de bolitas de grasa alrededor que cuando las chupas están divinas. Se pone a remojo el día anterior. Se utiliza bastante en la cocina mediterránea. Las cocas de nata es algo parecido a lo que os cuento en mi post, no son nada del otro mundo pero es el recuerdo.

GRACIAS A TODAS Y UN ABRAZO FUERTE.

Mar 25 de marzo de 2008, 23:17  

Yo no soy mucho de empanadillas, pero esa coquita tan sencilla pero con ese aspecto tan dorado y delicioso me ha conquistado...

cuatro especias 25 de marzo de 2008, 23:57  

Ana haces unas empanadillas totalmente distintas a las mías
Pero creo que estas están mejores.
Las fotos, parecen gritar cómeme, cómeme.
Estos días estoy en un curso de cata y apenas tengo tiempo,, pero el fin de semana,las hago seguro.
Un beso.

OLGUIS 26 de marzo de 2008, 0:39  

vaya menu tan estupendo que fotos tan lindas y toda la explicacion el paso a paso.
Gracias por tu consejo lo del jugo de naranja con miel lo he hecho varias veces y me ha sentado estupendo.
Hoy he tomado limonada con miel pero en la noche antes de dormir me tomare el de naranja con miel.
Mil besos
olguis.

gina 26 de marzo de 2008, 8:43  

acabo de descubrir tu blog y solo decirte que me encata.
espero te des una vuelta por el mio, esta en catalan pero ya tengo el traductor puesto.
felicidades

Ana 26 de marzo de 2008, 9:22  

Cristina, es verdad que las mismas recetas de un pueblo a otro varían y cogen matices diferentes. Es verdad que hay mucho que aprender, dentro de uno mismo y fuera.

Mar, eso ya va a gustos, seguro que tú sabes añadirle algo a esta coquita que la haga más atractiva, sorpréndeme, unos piñoncitos, qué se yo.

4E, ya me contarás si te gustan.

Olguis, me alegro de que te gusten, toma ese zumo de naranja caliente y recupérate pronto nenita.

Gina, bienvenida a tu casa, claro que me paso por tu blog, no necesito traductor.

GRACIAS A TODAS POR VUESTROS COMENTARIOS. UN ABRAZO.

Flor 26 de marzo de 2008, 14:06  

Gracias Ana por invitarme a pasar por aquí. Me encanta el blog!!!!
Un besito

maricruz 14 de mayo de 2008, 11:06  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.