Páginas

31.1.09

EN MEDICINA SE DICE QUE: "LO MEJOR MATA LO BUENO"


Antes que nada, muchísimas gracias por todo, de verdad. Llegué ayer después de comer y al abrir el blog no tenía bastantes ojos para leer, esto era una alfombra de cariño. Abrí el correo y también tenía para un rato. Lo lógico era que me pusiera a escribir aquí, en mi sitio, a contaros y daros detalles pero me bloqueé, no supe por dónde empezar, ni lo se todavía. Pensé que si me daba una vuelta por ahí e iba llamando vuestras puertas, podíais ayudarme a volver. Dejé unos comentarios y cerré. Hoy cuando he abierto, las respuestas se habían hecho evidentes y aquí empieza lo que podría llamarse como dice Maricruz "rueda de prensa" (eres revoltosa ehhh) aunque de celebritie nada. También quiero que quede muy claro que esto ha sido una intervención en la que me han sustituido el expansor por la prótesis de gel de silicona, o lo que es lo mismo una reconstrucción mamaria por cáncer, nada de ir a ponerme tetas (ni siquiera llamo tetas a las mamas cuando hablo en serio). Aunque parezca una tontería una cosa son las tetas y otra las mamas, para mí. Y en estos momentos y hasta que Dios quiera tengo: una mama y una teta, la mama es la mía, la que me queda, con la que nací, la que por desgracia no me sirvió para alimentar a mis hijas; la teta es el remedio que la medicina ha puesto a mi enfermedad, es un cuerpo extraño de 320, ni siquiera pudieron poner 370 para equiparar con la otra (aquello estaba quemado por la radioterapia de hace 11 años y peligraba necrosis), es insegura, no forma parte de mí, solo me ayuda a aparentar, a equilibrar el físico porque para equilibrar la mente no necesito de geles cohesivos, de cantidades ni de apariencias, necesito Paz. Así que Canela, de Canela y Chocolate, no pudo ser, reina, se pescó lo que se pudo, la red no coincidió con la medusa.
Pero qué os pasa?, estáis decepcionadas?, no habéis leído el título?. Yo estoy contentísima. Cuando destaparon y vi el trabajo que habían hecho, no me lo podía creer, impresionante. Si pudiera sacaros fotos, que no debo, os haríais una idea de la diferencia. Madre mía, un año esperando esto!!!!. Así pasó:
Nos fuimos el marío y yo a ingresar aquel jueves porque la operación era el viernes 23 de enero, el mismo día, el mismo día que parí hace 23 años a mi primer hijo (nació muerto, varón, lo llevaba 15 días muerto, un cáncer que no se supera jamás).
Nos dieron una habitación compartida con una chica simpatiquísima a la que le habían practicado la misma intervención hacía dos días y estaba de cine (aquello está todo estudiado, te ponen con gente para que te animes).
Me subieron al día siguiente cerca de las 10 a quirófano. Llegamos arriba y como no llevaba la vía, vino una enfermera sonriente y empezó la acción. Os juro por todos los helados de la blogesfera que no recuerdo nada más. Son momentos en los que solo existe Uno mismo, eres Tú, tu cuerpo y tu Vida, pero de esa Vida nada es seguro porque quizás no vuelvas a ella, siempre puede suceder, una anestesia general es un riesgo al fin y al cabo. Y ahí sentí que tenía la conciencia muy tranquila y que en quirófano iban a suceder varias cosas, las que trajinaran ellos y las que yo me había propuesto, porque si algo me ha enseñado esta enfermedad es que es una oportunidad. Fui entonces a pescar con un anzuelo que estimaba mucho, que se había llevado mucho de mí, largos años, duros y peleados, pero esto era un trato: yo dejaba la caña y el anzuelo y a cambio, salía con mi pesca, para encontrarme bien conmigo misma, para gustarle a él, para que sustituyera ese vacío que la enfermedad nos había dejado, sí, nos, a ambos, o no?.
No oí la voz del cirujano, no oí nada .... ya después entre lágrimas vi la cara de mi madre y de mi marido, digo entre lágrimas porque no se a qué se debe que cada vez que despierto de una anestesia o de un ataque epiléptico (soy epiléptica, mucho gusto, mona pero epiléptica), lo hago llorando. Será que no quiero volver a la vida?.
Y como era Viernes, y el Viernes en el Ivo todo el mundo va a la Umi, ese sería otro post a parte, pues me tiré todo el fin de semana en una unidad en la que tenía a 5 enfermer@s a mi servicio, monitorizada, sin poderme levantar a mear (de lo otro me había encargado yo la noche anterior, de hacerme una lavativa, digo, que ya me los conozco), y viendo a la familia solo media hora por la mañana y media por la tarde como si de una prisión se tratara. Me dormí 80 veces con el ipod, me movía que las enfermeras alucinaban porque el monitor empezaba a pitar y a mí el culo me picaba de mear en el plato dichoso, qué asco!!!!, porque ahí yo ya andaba muy vivita y no necesitaba de tanta vigilancia. Se me puso una mala leche que cada vez que entraba mi familia yo me rebotaba, tanto medicamento y unas ganas de subirme a la habitación que se me llevaban los demonios!!!!!!!!.
Y llegó el deseado Lunes. Empezaron a subirnos a las habitaciones, me tocó una con un gran ventanal vistas al parque de enfrente, ahí ya no necesité ni libros ni nada, solo necesitaba perder la vista unos días, disfrutaba sintiendo que no sentía dolor, no había tenido dolor en ningún momento, me entró miedo, cómo era posible?, y encontré la diferencia entre las molestias y el dolor, solo sentía molestias y cada vez menos respecto a lo que llevaba anteriormente. También empecé a encontrar la diferencia entre el dolor y el sufrimiento, podría sentir dolor pero en adelante el sufrimiento se había terminado porque ese era el pacto.
Quién vino a verme?. Quién no?. Ya son cosas que gracias a vosotras he enterrado. Porque quienes de verdad importan, estaban, están y ya sabéis que de futuro yo, nunca hablo. Pero si alguien quiere regodearse en la realidad, hubo ausencias y grandes, de esas de sangre, vamos, de las que son sagradas y te quedas con: Pero qué nos enseñaron cuando éramos pequeños?. A visitar a los enfermos?.
Cuando entré a la habitación estaba sola pero por la tarde entró una chica que se operaba al día siguiente. No tengo autorización para hablar de ella aquí, ni su pésima situación me sirve de consuelo, ni jamás comparo dolores, ni desde mi sitio se va a tener pena por nadie, solo tengo que decir que su tf está en mi agenda y el mío en la suya y que me engrandece conocer gente con quien comparto mi forma de vida.
Hasta aquí la primera parte y vuelo a cenar que son horas. Seguiré contando.
Ah, os he puesto palomitas para que escucharais la historia entretenid@s como en el cine. Imagen de internet.

38 comentarios:

Vanesuky 1 de febrero de 2009, 0:59  

Me alegro que ya estés de vuelta y que todo haya salido bien!!
Un besazo enorme guapísima!!

Maria Dolores 1 de febrero de 2009, 1:52  

Ana me alegro mucho que ya estes en casita y con ese ánimo que te caracteriza cuantas lecciones nos estas dando.
Un besazo

190.arch 1 de febrero de 2009, 7:25  

Te leo porque te pesqué donde Carmen, pero nunca había comentado.
Me ha encantado esto de las palomitas que nos has puesto para leerte, qué buenas!
Con chile piquín, o qué es?

Me da mucho gusto que estés bien, espero que sigas bien porque ponerse aún mejor, quien sabe.
Ya está más que mejor : )

Ivana 1 de febrero de 2009, 8:20  

Bien!! Ya de vuelta Pues nada, ahora a recuperarte del todo y a escribir!
Que paso unos ratitos muy agradables en tu casa!
Besazos

coro 1 de febrero de 2009, 9:31  

Me alegra leer que estás de vuelta y con ganas, y más me alegra todavía ese pacto de adiós sufrimiento... Ahora, como en las pelis con palomitas, me has dejado con el "continuará" en pantalla así que, volveré pronto a leer la siguiente parte. Un abrazo enoooorme

barbara 1 de febrero de 2009, 10:30  

No te hago muchos comentarios, porque veo que tienes un montón, pero te sigo desde que descubrí tu blog, y me alegro que ya estés en casa. Ahora a relajarte un poco y disfrutar de tu familia. un abrazo grande.

IDania 1 de febrero de 2009, 10:48  

Ana,
Me alegra saberte de vuelta y bien... y con ese ánimo mas alto y mejor que nunca!!!
Gracias por las palomitas..
Un beso,
IDania

LOLA 1 de febrero de 2009, 11:07  

Jamas un post nuevo me dio tanta alegria ver...Me alegra saber que estas de vuelta millones besos!

MARIETA 1 de febrero de 2009, 11:52  

Sé por experiencia que las ausencias de quienes esperas con difíciles de llenar... Si desde aquí pudiéramos colaborar aunque sólo sea un poquito a "tapar" esas faltas...
Me alegro, me alegro mucho que estés aquí. Ánimo (del grande) y a recuperarse. Sonríele a estas hijoputadas que nos regala la vida. Yo lo estoy haciendo con la mía, y desde que lo hago me siento mucho mejor.
Saludiños,

Flor 1 de febrero de 2009, 12:10  

Aniiiitaaaa!!!!

Ayer no entendí el comentario de Maricruz pero ahora ya lo capto (soy lenta, hija, qué le vamos a hacer...)

Qué grande, campeona!! Ya estás en casita. Me alegro tanto, tantísimo de que todo vaya viento en popa.

Te dejo un besote enoooorme y que pases un muy buen domingo.

Marcela 1 de febrero de 2009, 12:29  

La realidad supera la ficción, es cierto Ana. Y si contásemos todos nuestras vidas casi que los cines quedarían vacíos.
Tantos dolores y alegrías mezclados! Las fechas, los recuerdos clavados...
Pero qué felicidad saber que ahora estás bien, que tienes unos 320g más incorporados y otro teléfono en tu agenda. :)
Te abrazo, muy muy fuerte... Las palomitas, pururú como les llamamos nosotros, me las he acabado sin darme cuenta.
Un beso a tí,
Marcela

Olivia_p 1 de febrero de 2009, 13:02  

ay que alegría leerte, que maravilla, menudo relato, lo he leído con el corazón encogido y no puedo evitar emocionarme... querida Ana, me alegra leerte tan animada, con mi pensamiento te envié flores, pero tenía tanto miedo a tu sufrimiento, leo lo que escribes y creo que eres afortunada por tu carácter, por tu familia, por tu fuerza, olvida las ausencias, no contabilices, quieres más? que no sean tan sangrantes, pé ké?, un beso grande

RosaMaría 1 de febrero de 2009, 14:19  

Valiente relato, e imagino los miedos del antes, durante y después, pero la superación lo puede todo y se nota que sos de las que se supera. Me alegro de que estés bien, de haber llegado aquí por tu comentario en Ady, de que no hayas leído y te hayas hecho acompañar por el paisaje calmo, de que te haya ido a visitar tanta gente, que molesta un poquito, pero reconforta un muchito. Bueno, que vine a preguntarte, cómo es que se vende la quinoa "inflada" que voy a sugerirla a algún fabricante aquí, me llamó la atención pues sería bárbaro no tener que andar lavando y cocinando en algún día.
Te envío un abrazo cariñoso

cannella 1 de febrero de 2009, 16:04  

¿Decepcionada yo? ¿Con la marcha que traes? ¿Y después de enterarme, además, de que vienes todavía más completita de lo que eres como ser humano, con mama y teta a la vez?
Vaaaamos...
Un abrazo enorme, per sin apretar mucho.

Marian Quirós 1 de febrero de 2009, 16:52  

no te digo nada solo que eres una valiente y que van todos los besos y abrazos que quieras recibir de una extremaña que ha pensado en ti en todos estos dias ........

comoju - Cova 1 de febrero de 2009, 17:01  

Pues como las pelis que tanto me gustan, aquí estoy con tus palomitas y sonriendo por este final feliz de toda esta historias y que he ido leyendo paso a paso, con una sonrisa dibujada en mi cara y con una satisfación enorme al notarte como me gusta saber que estás.

Un beso enorme

Zamora 1 de febrero de 2009, 17:42  

me alegro profundamente verte de nuevo aparecer en mi blog como que has vuelto a publicar.
Un abrazo y sigue luchando, eres un espejo en el que muchas personas se miran

Marta 1 de febrero de 2009, 18:17  

Ana
querida
feliz que estes de vuelta con los tuyos, feliz de que todo haya ido bien, feliz de que la pesca haya resultado provechosa.....y no me queda mas que pedir perdon por la metedura de pata por lo de "la tetas", en un intento de quitarle hierro a nuestras entradas y salidas de quirofanos, pues quise hacerme la graciosa cuando no tocaba.
Deseo que te recuperes pronto, en casa todo es mas facil(a veces.....).
Mils de petons per tu, sempre.

recetasdemama.es 1 de febrero de 2009, 19:46  

Me alegro de tu regreso. Bienvenida de nuevo

Besos. Ana

Maria José 1 de febrero de 2009, 22:09  

Encima pones las palomitas y todo para las visitas... Pero es que más grande no pues ser...
Bueno, ya estás de vuelta... Coge aliento y cuenta, cuenta, que nos tienes en ascuas...
Besos
María José

marisabel 1 de febrero de 2009, 22:18  

Muchas gracias por la palomitas que hemos compartido, sabes relatar tus experiencias tan bien que es como si las hubiésemos vivido junto a ti.
Me alegra volver a tenerte aquí con más ánimos si cabe.
Un petó ben gros.

canela 1 de febrero de 2009, 22:37  

¿Decepcionada? ¡En absoluto! Y aquí la reina eres tú, animosa y con ese talento para las crónicas que me hace llenar la cara de muecas imaginándome las imágenes que nos describes. Recúperate prontito que tenemos pendientes las chufas y las salsas. Yo ando con una tendinitis en el brazo derecho que no me permite ni coger el ratón ni siquiera escribir. A ver si pasa rápido y te hago el paquete. Besos y al ataque.

lapetiteenbelgique 2 de febrero de 2009, 9:35  

Jooo,qué bien verte tan contenta! Cómo me alegro de que todo haya ido de maravilla.

Un beso muy grande

mae 2 de febrero de 2009, 10:51  

Ya estas por aqui!!!me alegro mucho de que todo saliera tan bien,no esperaba menos.
Por lo demas,no te preocupes.
Un beso muy fuerte de todo corazon ya lo sabes.

salvia 2 de febrero de 2009, 10:59  

Me alegro de que todo haya salido bien (qué son unos gramillos de gel??), Muchos besos!!!!

Anónimo 2 de febrero de 2009, 11:12  

Hola Ana,me alegro de que ya estes en casa,no hay mejor sitio pera recibir mimitos.Que "las ausencias sangrantes" queden atras.
Te deseo lo mejor.
Besitos rosa

Cannnela 2 de febrero de 2009, 13:01  

Ay Ana como eres! Ole tu cuerpinchi serrano con teta, mama y una fortaleza sorprendente. Besosgrandes!

Carmen 2 de febrero de 2009, 14:49  

Hola Ana, me alegro que todo haya salido bien , yo conozco tu blog por María José y me gusta mucho.

Un beso.

aandara 2 de febrero de 2009, 23:55  

Ana que alegria que estes de vuelta, y con muy buen animo como siempre, un beso enorme y ya me he mandado la mitad de las palomitas ahora a hacer mas para la proxima parte, sabes que aqui estare para leerte y darte animos
Un abrazo
Amalia

Soledad Pérez 3 de febrero de 2009, 6:42  

Me he comido casi todas esas palomitas leyendo tu post y compartiendo tu alegría jijijijijiji.Si faltaron visitantes? Ni los necesitabas, te bastas tu y los que sabes siempre estaran a tu lado y por supuesos todas nosotras, tus amigas blogueras, que estamos al pie del cañon con tremendos plumeros para hacerte barra, para darte animo, para decirte... presente aunque sólo sea en letras las cuales llevan impresos nuestros sinceros deseos de que estes bien y nos salta el corazón cuando te sentimos como te he sentido hoy...con mama y teta pero viva, alegre, pícara, creativa, preocupada por nosotros ( lindo detalle de ofrecernos palomitas mientras te leemos)claro que la entretención esta asegurada cuando llegamos a tu casita y leemos tus entradas porque a pesar de todo lo que cargas tienes la valentia, la entereza y fortaleza de seguir dibujando una sonrisa en tu rostro y en el de nosotras.Me alegro mucho por ti amiga, me veo en ti y siento mia tu alegría porque sé que estaría igual que tu si me sucediera lo mismo, por eso te pido, disfruta tambien por mí tu teta...¡¡tu me entiendes!! ¡¿verdad?
A proposito amiga, te debo una receta, ahora que estan en casita te la voy a cocinar...¿que te gusta más, lo dulce o lo salado?
Te quiero por todo lo que he aprendido de ti.
Con todo mi cariño.

Adormidera 3 de febrero de 2009, 9:35  

Yo soy como la pequeña tímida de la casa, que me quedo en un rinconcito sin respirar casi, y no cojo una cotufa, no sólo porque no me entran de la emoción, sino por no hacer ni ruido.
Los detalles "técnicos" prefiero conocerlos después. Soy una esponja que se empapa hasta el físico y no es momento de tal telepatía.
Ahora sólo quiero leer que distingues entre el dolor y las molestias, por finnnnnn. Cómo me ha llegado éso. Sé que las cicatrices del alma son difíciles pero cuando el dolor se empeña en meter la uña, aún más complicada hace la paz.
Me conformo con saber que estás descargada de ese lastre y que los dos, sí, también él, pueden sonreír abiertamente.
Del resto ya hablaremos, ya me enteraré. ´
Un abrazo calmo y sostenido.

María Dolores 3 de febrero de 2009, 13:26  

Hola Ana:
Ya ha pasado el trago, y me alegra saber que estás bien.
Me uno a todos los mensajes de ánimo y de cariño que te están dando, con alegría y esperanza.
Un gran abrazo. Seguimos en contacto.
Shalom

Inmaculada (Adi) 3 de febrero de 2009, 15:29  

Bienvenida. Gracias por compartir con nosotros momentos tan íntimos.
Yo me alegraré infinito de que los buenos momentos que tengas de ahora en adelante sean muchos y que te ayuden a evadirte un poco de los malos momentos pasados, pero de verdad me siento honrada de que nos dejes compartir también contigo los momentos más duros.
Mis mejores deseos van contigo y con todas las mujeres que tienen que atravesar este duro camino.
Besos.

SEFA 3 de febrero de 2009, 23:25  

BIENVENIDA ANA, ME ALEGRO QUE YA ESTES EN CASA Y ME GUSTA LEERTE, LO HACES TAN BIEN, QUE PARECE QUE ME LO ESTAS CONTANDO DIRECTAMENTE.
SE POR TU CARACTER Y POR LA FUERZA QUE TIENES QUE PRONTO ESTARAS AL CIEN POR CIEN.
UN ABRAZO DE. SEFA

futomaki 4 de febrero de 2009, 12:39  

Me alegro un montón de que todo haya salido bien!

Un abrazo muuuuy fuerte y otro a la familia que también lleva lo suyo en estas cosas.

Helena

Ana 4 de febrero de 2009, 13:29  

Gracias a todas por estar ahí.
Marta, te he escrito y entre nosotras sobran términos.
Con ausencias de sangre, me refiero a ausencias de gente que lleva tu misma sangre, que quizás no lo hacen con mala intención, estoy segura, pero que son momentos en los que esperas que todo tu mundo esté allí en carne y hueso. Mi torpeza al no entender los silencios y eso oriental de estar contigo con mi pensamiento para con una persona de tu misma sangre, me hace sentir su lejanía o simplemente sentir que no han tenido el detalle.
Canela, cuidado con la tendinitis que cuesta mucho curar ehhh, no abuses del ordenador, estas posturas son fatales.
Soledad, guapa, a mí saladito mejor que dulce, espero tu recetita.
Adormidera, tu telepatía es evidente.
Gracias por vuestros abrazos, mi mejor medicina.
Ana

Zerogluten 4 de febrero de 2009, 15:55  

Siempre que te leo me siento muy a gusto, pero hoy más aún sabiendo que estás de vuelta y bien.
Me he acabado las palomitas, así que voy a por otro cuenco que tengo que leer la segunda parte. Besos guapísima

angeles 9 de marzo de 2009, 21:59  

hola, me alegro mucho de que estes entre nosotras , animo y adelante angeles