Páginas

26.11.08

Me encuentro cocida como este huevo, el cariño cruza el charco y un hasta pronto


Como este simpático huevo cocido me encuentro. Cuando ya estoy consiguiendo verdaderos progresos en mi hombro, movilidad y concentración hasta en la lectura, algo poco habitual en mí, suceden una serie de acontecimientos que me dejan hecha polvo. Se que en este blog cabe lo que yo quiera escribir, que para eso es mi lugar, pero si me pongo a contar, además de que no es el objeto del blog, no trata de comida ni de cáncer, digo, a contar mi estado anímico inquieto de estos últimos días, vuestra atención va a ser tal que no encuentro ya idioma para dar las gracias por todo el apoyo recibido.
Estoy tan sumamente absorta en las últimas circunstancias que he vivido que mi atención está fijada en una dirección distinta a lo que me va a acontecer estos días venideros.
Me he empeñado siempre en huir de los problemas, y ahora leo que para cuidar mi alma todo lo que tengo que hacer es observarlos. Mi tendencia a la dependencia emocional ha sido siempre tal que ello ha supuesto una piedra en mi desarrollo como ser humano, y ahora leo que la dependencia no es mala, que al fin y al cabo, no pasa un minuto que no dependamos unos de otros. Lo que debemos hacer es no llevar esa dependencia al extremo, observarla pero no reprimirla porque al reprimir, al querer aspirarla estaríamos quitando parte de la esencia de nuestra alma.
Son posturas diferentes al enfoque que había estado dando yo a mi vida y me devuelven la riqueza de corazón que siempre pensé que había desperdiciado dando atención a gente que luego no la mereció. Ahora lo veo de forma distinta, esa riqueza vuelve a mí porque es parte de mi alma. Es una teoría que me convence, va más allá y viene de muy antiguo según el autor.
Por tanto no podrá haber post sin un problema u otro de por medio, pero no por nada especial, sino porque la vida en sí es un problema, nos trae problemas y son esos problemas los que nos dan la vida.

Nuevamente el cariño dentro de un sobre. Esta persona ha traspasado el umbral de lo permitido afortunadamente para mí. No se le ocurrió otra cosa que ampliar una foto que yo había publicado para copiar mi dirección y hacerme llegar este ángel de plata que ha hecho ella misma acompañado de sus palabras. Esto me deja completamente ko. Me pidió disculpas, el colmo ya, y me dijo que no me enfadara, por Dios!!!.Pero es que no la conocía de nada, nunca habíamos hablado, no se si le había dejado algún comentario navegando pero no era asidua a su blog.
Gracias Amalia, desde tan lejos pero tan cerca, un regalo precioso para llevar a un momento difícil y seguir llevando estas Navidades. Con el suéter morado queda precioso pero con el gris va de infarto.

Aunque me temo que como más bonito queda es encima de la piel allá cuando pueda lucir mi escote.
Chic@s estoy agradecida, pequeñas cosas como esta cuidan el alma según el libro que estoy leyendo (el que me llegó del Norte: El cuidado del alma, de Thomas Moore), pero no dejo de estar triste, no lo puedo evitar. Hay comportamientos en la gente que
no entiendo, no se si por falta de respeto por mi parte o porque quiero abarcar mucho o porque no se olvidar o porque busco fuera lo que diariamente tengo dentro, pero creedme que hay días, muchos días que me dan ganas de hacer un lote con el ordenador y el móvil, rifarlo en una feria y dedicarme a cuidar cabras en el monte.
Empieza ya la cuenta atrás, me toca abrir el arcón y hacer la maleta para irme de viaje a ese lugar en el que te atraviesan la garganta para tener controladas tus constantes vitales o para suministrarte oxígeno o quizás para administrarte la anestesia, qué narices se yo si nunca he estudiado medicina!!!!. Esta vez no me arrancarán nada mío, me pondrán algo artificial y lista!!!. Pienso en el helor del quirófano, en que quizás se pongan música para abrirme, en sus risas al tiempo que trabajan con mi cuerpo y quisiera estar ya de vuelta. El postoperatorio será menos duro, además mi hombro está muy trabajado y aunque pueda dar quizá un paso atrás, no será difícil volver a ponerlo todo en marcha. La persona del fisio osteópata Dr. César Gimilio ha sido importantísima en mi recuperación. Digo persona porque lo suyo no sólo es curar, es dar unas herramientas al paciente para que este se vaya recuperando solo y además su carácter es de tal vitalidad que pone en marcha lo más oxidado que podáis encontrar por vuestras casas. Recuerda el día que me vió por primera vez y no da crédito a mi estado actual.
Y en lo que a cocina se refiere, he hecho hoy un estofado de carne de ternera muy bueno pero estaba un pelín salado y he decidido no fotografiarlo, qué tonta!!!, como si la sal, como si el sabor también fuera a salir en pantalla, que se me va la olla. He puesto este huevo solo para deciros que suelo tenerlo hirviendo 8 minutos clavados para que salga a nuestro gusto, ni blando ni duro, es ese puntito.... .
Entonces, con todo lo que me habéis mandado, con todo vuestro cariño colgado de mi cuello, como si fuera un árbol de Navidad, me voy para allá, y aunque a quirófano entraré desnuda hay algo que escapa al poder de los médicos, mi alma, que no va a entrar desnuda: mi familia, mis seres queridos y vosotr@s, entráis con ella.

34 comentarios:

cibercuoca 26 de noviembre de 2008, 18:27  

YO ESTARÉ ACÁ, ESPERANDOTE .
BESOS

Ivana 26 de noviembre de 2008, 18:36  

Creo que cuando vuelvas serás otra!! Me encantaria saber el libro del que hablas, me suena a Jorge Bucay pero... no sé!
Que se te puede decir, mucha suerte y un abrazo lleno de energia para mirar para delante y con ganas de vivir!!
Besazos!!!

Olivia_p 26 de noviembre de 2008, 18:40  

parecioso Amalia, un amor de mujer
jeje, cual árbol de navidad, que símil tan chulo, pues si nuestros mejores deseos fueran adornos seguro que no se verían las ramas ; )

coro 26 de noviembre de 2008, 19:15  

Todo va a salir estupendamente, ya lo verás y ya nos contarás, te espero a la vuelta. Hasta pronto pues, un abrazo enorme.

Maria José 26 de noviembre de 2008, 19:25  

Gracias a ti por demostrarnos tu fuerza y coraje ante tal situación. Eres fuerte, sí señora, y la vida..., es la que hay, no hay que plantearsela de ninguna manera, sólo hay que tener la suficiente valía como tú estás teniendo para cuando nos vengan cosas malas, muy malas sabelas capear y eso, amiga mía, lo estás haciendo muy bien.
Bueno, que detrás de las puertas de quirófano esperando no sólo está tu familia y amigos de carne y hueso, ahí estamos también los que cada vez que ven que has actualizado se pasan corriendo, dejandolo todo para saber de tí, saber qué nos cuentas. Espero ese siguiente post, deseo que sea prontito, aunque lo teclee otro, pero que seas tú la que transmites esas palabras.
Un beso muy fuerte te quiero dar y pa lante!!! como los de Alicante?? no sé muy bien el refrán, jajaja Te pilla cerca, jajaja
Besitos guapa...

Maria Dolores 26 de noviembre de 2008, 20:07  

Ana tu fuerza nos la transmites muy bien ya sabes esperandote a que salgas estaremos muchas y desde luego que estos dias pensaré mas en ti.
Besos

Margarida 26 de noviembre de 2008, 22:19  

Perdón por tantos restrasos, estoy bastante liada ultimamente por trabajo, pero hoy quiero desearte toda la suerte del mundo esperando que prontito vuelvas a estar escribiendo tan bonito,tan dulce y tan triste a veces que me llora el alma.
Ante todo suerte, un besazo y hasta pronto :)

aandara 26 de noviembre de 2008, 23:11  

Yo estare aqui pendiente de tu regreso, que el proximo post, sea para traer las mejores noticias y cocinar algo rico.
Un beso y un gran abrazo y como dice mi tarjeta mis mejores deseos para ti
Amalia

Carmen 27 de noviembre de 2008, 5:59  

Hermosa historia esta que cuentas Ana sobre como te buscaron la pista para dar contigo. Para que quede el recuerdo que la gente no usa el internet para cosas feas y peligrosas.

Ese estofado salado no salió en la foto, pero lo que si se persive entre tus letras es el agradecimiento y mucha mucha esperanza en que las cosas van a estar mejor.
Eso te lo aseguro, ya verás, para mejor ejemplo aquí estoy yo de muestra, vivita y coleando como decimos aquí.

Un abrazo fraterno

Margarita Nava 27 de noviembre de 2008, 6:21  

Todo irá excelente...

Encendida está la vela en casa y muchas oraciones para que se unan a tantas otras.

Me hizo gracia no tomar la foto por lo salado..ji..ji

Un beso y esperaré paciente y esperanzada el siguiente post de regreso.

Pilar - Lechuza 27 de noviembre de 2008, 7:31  

Ana, toda mi fuerza te la envio en estos momentos y espero pronto tu vuelta para seguir contándonos todas tus experiencias.

canela 27 de noviembre de 2008, 10:22  

Ana, aquí estaremos a tu vuelta. Te deseo lo mejor.
Mucha fuerza y ánimo, será la mejor medicina. Un beso.

salvia 27 de noviembre de 2008, 10:43  

Ana!!!! Te espero aquí hasta tu vuelta!!! Qué precioso regalo has recibido y qué precioso post has escrito, me has dejado sin palabras, no sé qué decirte salvo ánimo y muuuuuchos BESOS y ABRAZOS!!!!!!!

Marcela 27 de noviembre de 2008, 12:06  

Como seremos de interdependientes todos, que mientras te dedicas a cuidar tu alma, cuidas la nuestra también...
Un beso enorme y toda la suerte del mundo,
Marcela

P.S.: si los médicos ponen música, que por lo menos te dejen elegir a vos. ;) :D

ana 27 de noviembre de 2008, 14:45  

Hola, soy una lectora relativamente nueva de tu blog. Suelo leer tus recetas.

Te deseo fortaleza, que tu podrás... lo sé. Y no te preocupes, en los hospitales también hay ángeles... tendrás alguno especial esperándote... ya verás... y entonces sentirás menos el frío del quirófano.

Yo con mi oración también estaré a tu lado.

Mamá Carmen 27 de noviembre de 2008, 15:26  

Mucha fuerza en tu pequeño viaje.

Abrazos.

lapetiteenbelgique 27 de noviembre de 2008, 16:22  

Ánimo Ana, queda menos y espero que luego te sientas mucho mejor. Estoy lejos, pero en pensamiento, estoy contigo.

Por cierto, gracias, por los ánimos.

Francina 27 de noviembre de 2008, 17:24  

Hola Ana!!! Ando muy liada, pero no dejo de leerte y me alegra un montón hacerlo. GRACIAS por regalarnos tanto coraje.

Solo quiero desearte mucha SUERTE, ànimo y un abrazo lleno de energía positiva. Te espero a la vuelta.

comoju - Cova 27 de noviembre de 2008, 18:17  

Ana ya te lo he dicho... no hay mas rapapolvos, sólo que aquí tienes mis brazos totalmente abiertos pero que hay que intentar poner mucho por tu parte y nosotras desde aquí ayudarte todo lo que podamos y darte nuestro empuje mas fuerte

Sabes que se te quiere, tanto nosotras como los tuyos, y eso es lo que debes de pensar y lo que te tiene que ayudar, porque no nos gusta verte así más

Un beso tan grande que no podría escribírtelo aquí

Sonia Martín 27 de noviembre de 2008, 19:01  

Ana, estaremos esperando el siguiente post como agua de mayo. Quisiera transmitirte desde aquí toda la fuerza y la esperanza de la que pueda ser capaz. Mucha suerte, y vas a ver que todo saldrá bien. Eres una persona fuerte, que puede con todo. Lo has demostrado. Un beso enorme, y llévate tu ángel contigo. Un beso enorme otra vez. Sonia

cannella 27 de noviembre de 2008, 20:16  

Sabes lo que te digo?Que lo del asado no fotografiado por salado me ha llegado al alma...(ya que el asunto va de alma, yo voy a lo ESENCIAL ;-))).
Venga, que está ya Mario Testino esperándote a la vuelta, no he contactado con Interviù, te mentí, las fotos serán para Vogue.
Un enorme abrazo,
Monica

telericatarta 28 de noviembre de 2008, 0:16  

Ey, pero tienes que volver y cocinar de nuevo ese estofado y colgar una foto que huela rico sólo de mirarlo y todas querremos la receta, que será muy aplaudida. ¡No tardes Ana! :)

Carmen 28 de noviembre de 2008, 1:06  

Mi querída Ana, sigo tus pasos y palabras en la quietud de la noche, en esa soledad que llena el espacio, nuestro espacio y que es cuando salen a flote toda una serie de sentimientos a veces difíciles de transmitir, pero sé que al igual que todo lo que las demás personas te han ido poniendo, te llegará también mi deseo de que todo vaya bien, que vuelvas pronto pq eres una mujer con unas enormes cualidades que sin conocerte de cerca se perciben en la distancia.
Vuelve pronto, mucha suerte en ese viaje y te envío un abrazo enorme con todo el cariño que me despiertas.

Hasta pronto.

izaskun 28 de noviembre de 2008, 1:34  

Un abrazo enorme Ana. Te espero aquí, sentadita, para que hablemos de esas cosas que hablamos...

ya tú sabes! :P

ji ji

Un besazooo

Soledad Pérez 28 de noviembre de 2008, 1:35  

Estare esperandote porque te leo casi a diario y me demuesras mucho valor el cual me sirve de mucho en mis ratos de "penitas".Que te vaya super bien y que vuelvas renovada en todo sentido.
Cariños.....

María Dolores 28 de noviembre de 2008, 8:24  

Hola Ana:
Aunque no te escriba casi nunca desde aquí, quiero que sepas que estoy contigo; me alegra cuando te veo alegre y me entristece cuando te veo triste.
El ánimo que te quiero dar es:
Sigue como eres, ya que un corazón como el tuyo no se encuentra fácilmente; si alguien no lo ve es porque está ciego. Las personas debemos ver más allá de nuestros ojos físicos, y tú ......¡ eres un gran regalo para lo que te rodean! No lo dudes. Veo tantos tesoros dentro de tí.
Se te puede querer sin siquiera conocerte, porque eres como agua en una jarra transparente.... allí no hay engaño.
Que vaya bien en tu operación, y seguro que así será y hasta siempre.
Shalom.

Maricruz 28 de noviembre de 2008, 12:30  

Mi querida amiga valenciana, estamos pendientes de ti, todo irá bien y muy pronto estarás de vuelta como siempre emocionándonos con tus palabras.
Sabes? he recibido hoy una sorpresa.... los Reyes han llegado al Norte con bastante adelanto :D venían de Valencia con una caja grandísima llena de fruta, concretamente una fruta que a mí me vuelve loca :)
GRACIAS ANA, ERES UNA PERSONA MUY ESPECIAL

Manuela 28 de noviembre de 2008, 21:39  

Ana, solo desearte todo lo mejor, que vuelvas muy pronto y contenta de tu operacion, no olvides que hay muchas personas pidiendo por ti, por tu recuperacion.Soy de Sevilla ,rezare por ti a la virgen de la Esperanza Macarena, de la cual soy muy devota.Besos

CRIS 29 de noviembre de 2008, 17:20  

Ana hay veces en la vida que estamos en tránsito, son momentos de cambio, replanteo y de examinar lo que hay y lo que no interesa más, pero se sale reforzado y más seguro aunque haya tristeza.También hay momentos positivos como los que nos enseñas en tu post, recréate en ellos.
Te envío un fuerte abrazo para ese viaje.

Inmaculada (Adi) 29 de noviembre de 2008, 17:42  

Sabes qué? en ese quirófano no va a caber ni un alfiler porque todas, TODAS, vamos a estar contigo, vigilando que las cosas vayan bien y animándote aunque estés "grogy" y no nos oigas.
Todo nuestro cariño para tí.

Lila Ortega 29 de noviembre de 2008, 17:52  

amiga hermosa.... que tengas un buen despertamr... y que sepas que todos los que te quereos, que somos muchos y variados, estaremos contigo... con toda el alma. eres de ese material escaso en estos días llena de autenticidad y grandeza.

Boston1955 29 de noviembre de 2008, 19:38  

Ana.
Cielo, cuanto tiempo sin visitarte, tal vez ya no leas esto pero yo estaré esperando aqui.
Muchos besos.

afroditazeta 30 de noviembre de 2008, 11:23  

Mucho ánimo y mucha fuerza y ni intentes pasar sola por algo así ... busca apoyo siempre de familiares, amigos y profesionales y todo irá bien. :)

Anónimo 3 de enero de 2009, 17:23  

Acabo de llegar a tu blog por casualidad ,ya sabemos que esto de internet es asi de un blog enlazas a otro y a otro .
Soy Pilar una Valenciana que te desea lo mejor ,muchisimo animo y muchisima fuerza ,que se sale de ello y se supera ,que es normal que tengas momentos de bajon pero que te aferres a la vida y luches ,que ya veras como lo consigues .
Un beso .