Páginas

6.5.08

AVELLANAS VIAJERAS



Sólo te dije que cuando estuve en el Norte oí que las avellanas de allí tenían mucha fama. Te dije que quería comprar unas pocas pero que no sabía cómo pelarlas según mi vocabulario levantino y cascarlas según el tuyo. No había visto avellanas con cáscara en mi vida o no me había detenido a mirarlas porque las compraba directamente peladas. Soy nieta de abuelos con muchos almendros, algún nogal plantado por capricho pero jamás he visto el árbol que nos da avellanas y tampoco tenía por costumbre comprarlas crudas, así como hoy las enseño.
Me pediste mi dirección y te di la de mi casa que sabes que es la tuya, cuando visites mi cuidad. Y llegó un paquete lleno de avellanas. Seguía sin saber cómo cascarlas, el aparato de las nueces sirvió y qué delicia!!!, qué tamaño!!!, qué sabor!!!.



Y me dijiste que su procedencia no era el Norte, mi Norte, sino tu Norte y el mío. Y no entendí nada. Luego supe que la cosecha es en Septiembre y quizás ese Norte es Francia o Alemania, ve tu a saber. Lo que también llevaba el paquete era la ilusión con que las habías comprado. 
Enseño las manos de mi hija acariciándolas y entre líneas imagina mi cara al destapar el paquete, imagina estos ojos verdes que un día fueron expuestos por un importante fotógrafo pero que la vida se ha encargado de entristecer, ten por seguro que paquetes como el tuyo se encargan de 0_0
Y pensé que algo así no podía pasar desapercibido pero también pensé en ti. Poco nos conocemos pero lo suficiente para intuir que no te iba a gustar el protagonismo, ni salir en la foto, ni pregonar a los cuatro vientos tu detalle,  nos ha unido una gran batalla, que ni hemos ganado ni perdido, simplemente sacado de ella lo mejor, que somos nosotras mismas.  Los del Norte sois así, enteros, gente de verdad, ya me lo dice mi padre continuamente. Vaya pues un gran respeto hacia tu anonimato.


Estas son las cosas de internet, las pequeñas grandes cosas de las que uno puede llenar su vida. Estamos disparándonos hacia un futuro en el que las máquinas prevalencen pero bien utilizadas pueden devolvernos la sencillez de una buena amistad, la ilusión por conocer gente nueva, que no eliges, que sólo percibes a través de unas palabras que te apoyan, que está a tu lado, que emplea un poco de su tiempo para escribirte, para hacerte llegar un trocito de su vida. 



Gracias desde Valencia, sigue adelante, te esperan nuevos vientos y sabes que siempre tendrás mi apoyo.

22 comentarios:

La vainita Orgánica 7 de mayo de 2008, 0:50  

Que belleza de avellanas y toda la magia que esto acompaña...Te mereces eso y mas, eres una mujer muy sencible y estos pequeños grandes detalles sin duda hacen la diferencia.
Te tenia abandonada Ana, pero cada vez que hago pausas en medio de tanto trabajo, vengo a tu blog y me pongo al dìa.
He visto que hace poco cumpliste años, FELICIDADES,nunca es tarde cuando la dicha es buena :) te deseo todo lo mejor del universo y un gran abrazo desde estas tierras lejanas.
De regalo voy a publicar una receta con avellanas este fin de semana para ti, cuidate mucho y hasta pronto.

Aguamarina28 7 de mayo de 2008, 1:25  

Vaya cesta de avellanas Ana, yo no se cual es el origen de ellas, pero en casa las llamamos avellanas cordobesas, no se si tendrá algo que ver o será solo el nombre.
Un saludo.

Flor 7 de mayo de 2008, 5:10  

Ayyyy, qué cositas más guay nos ofrece día a día internet. Hay gente que critica este tipo de "relaciones", pero lo hacen por ignorancia, porque no lo viven desde adentro.
Yo no dejo de sorprenderme.
....
(no pensaba escribir ésto pero de repente me vino a la cabeza)
Es impresionante cómo uno valora lo que hacen los otros pero no lo propio. Me he acordado que hace un par de meses hice ésto:

http://fernannn.blogspot.com/2008/03/un-regalo-inesperado.html

sin siquiera haber intercambiado palabras de forma directa con Fernando(a la dirección la saqué de la guía) Sabía que le haría ilusión, y eso es lo que bastaba.

Si a mí las avellanas casi me hacen lloran, me imagino lo que habrá sentido él en su momento.

Un besito

Sonia Martín 7 de mayo de 2008, 9:51  

Preciosas palabras, maravillosas avellanas. Un beso. Sonia

Vega 7 de mayo de 2008, 11:03  

¡Hola, Ana! Sólo quería decirte que ayer estuve en el mercado de Valencia y me acordé de ti. Un besote, guapa.

Marona 7 de mayo de 2008, 11:32  

Estas cosas me hacen recuperar la fe en la Humanidad, ¿no crees? Disfruta de esas avellanas, que tendrán un sabor riquísimo, sobretodo por la amistad con la que están aderezadas.
Besos.

Marta 7 de mayo de 2008, 12:40  

Pero que cosas más ricas nos encontramos en la red, verdad? Debe ser que los blogs de cocina están llenos de gente con un corazón enorme. Como el tuyo guapa. Que te mereces esto y más.

Besitos todos

Shitaki 7 de mayo de 2008, 15:51  

Hola Ana! vaya preciosidad de avellanas! y que buenas han de estar , yo si recuerdo comprar siempre avellanas y nueces en epocas de Navidad y sacar el cascanueces... vaya!

Me muero por conocer un avellano cargadito de avellanas y un nogal con nueves, aunque tambien me falta el cerezo.

Por otra parte queria decirte que tus palabras llegan al alma y no te hacen sentir indiferente.Deberias pensar seriamente recopilar todo esto ?
Muchos besos.

Anxos 7 de mayo de 2008, 16:47  

Preciosas las palabras.... y las avellanas, que gordas!!Besitos

Inmaculada (Adi) 7 de mayo de 2008, 17:02  

Me parece que tanto tú como tu anónima amiga de las avellanas entendéis que resulta tan gratificante regalar como recibir. Cuando preparas algo con cariño, dedicándole tu tiempo y atención, el regalo que consigues tiene no solo su propio valor material, sino que lleva también el valor añadido del tiempo dedicado a elegirlo, prepararlo y enviarlo.
Creo que una de las mayores satisfacciones que podemos encontrar en este mundo es poder disfrutar de las caras de asombro, agradecimiento y felicidad de aquellas personas a las que regalamos cosas de corazón.
Tienes suerte de contar con personas así en tu vida. Yo también soy muy afortunada.
Besos.

Maria José 7 de mayo de 2008, 18:22  

Me emocionan tus palabras y me emociona el gesto tan amable que a tenido esa persona contigo. Me alegro de seguir aquí, entre todos vosotros para poder ser testigo de tan bonito gesto... Un saludo a los dos...

Natacha 7 de mayo de 2008, 20:16  

Las avellanas son un buen alimento. Yo las tomo a veces, para merendar, un puñadito. Y se te alegra el cuerpo.

Estas son preciosas, la verdad.
Un beso, mi niña. Eres dulce...
Natacha.

Irene 7 de mayo de 2008, 22:05  

Ana, es una delicia entrar en tu blog! Tus comentarios nos alegran a todos el día y nos llenan de energía... Sigue así!
Y ya nos pondrás al día de cómo utilizas las avellanas! Hay que ver qué amigos tienes :)

cibercuoca 8 de mayo de 2008, 2:32  

Internet es así de maravillosa, ya uno no dirá: me siento solo cuando hace buenos amigos a través del ciberespacio, y ocurren cosas así , como esa canasta llena de avellanas, tan real, tan viva.....
Besos y abrazos a todos

cuatro especias 8 de mayo de 2008, 11:29  

Querida Ana:
Me ha emocionado leer tu post, está lleno se sensibilidad, sentimiento, humandidad...
Valores muy abandonados en los tiempos que vivimos.
Todo tu párrafo, desprende ternura y me ha hecho sentir algo muy bonito: ternura, gratitud, emoción...pocas, muy pocas veces, cuando leemos algo, nos transmite algo más que una receta. Tu has transmitido un sentimiento de gratitud, de amistad.
No sabes como me alegro de haberte conocido en su día y de leer, en mis pocos ratos libres, las cosas que escribes.
Ojalá nunca pierdas la esperanza y continúes como siempre en esa lucha diaria por la vida, el mejor regalo que Dios nos ha dado.
Año tras año, vamos valorando cosas, que tal vez, antaño, no valorábamos y todos deberíamos contribuir de alguna manera a que este mundo sea mas humanitario.
Por mi parte mandarte un gran beso y decirte que hoy mis hijos leerán tu post. Desprende emociones por todos los lados.
Un gran beso:
4E

Sara 8 de mayo de 2008, 12:38  

Me encantan las avellanas!

Las del árbol de mi bisabuelo, salen chiquitas y arrugadas, pero tan sumamente deliciosas....

Y verlas hermosas como estas, es toda una gozada!

regi 8 de mayo de 2008, 18:45  

Impresionantes tus palabras, y dulces a la vez
Tus ojos no tienen porque estar tristes puesto que tu lucha es la lucha de muchos y seras vencedora.
Tus palabras remueven el alma y los silencios espaciados a veces dicen mas que muchas tertulias sin sentido.
Animo y me alegro que existan personas sin animo de nada sólo de complacer.

canela 8 de mayo de 2008, 19:44  

Qué sencillo es hacer feliz a los demás. Ana te felicito por esas relaciones tan cálidas aun sin conoceros. Tengo experiencias similares, no a raíz del blog de cocina pero sí de internet y es realmente un estímulo y una esperanza a que sigue habiendo gente de verdad. Un beso.

canela

Caminarsingluten 8 de mayo de 2008, 21:17  

Estupendas avellanas, estupendo regalo y hemos de decirte que nos han gustado mucho tus palabras:

Estas son las cosas de internet, las pequeñas grandes cosas de las que uno puede llenar su vida... pueden devolvernos la sencillez de una buena amistad, la ilusión por conocer gente nueva, que no eliges, que sólo percibes a través de unas palabras que te apoyan, que está a tu lado, que emplea un poco de su tiempo para escribirte, para hacerte llegar un trocito de su vida".

Y eso es lo que nos ha pasado a nostros contigo, y con muchas personas que hemos conocido gracias a los blogs.

Besotes,

Ana y Víctor.

Ana 9 de mayo de 2008, 2:12  

VAINITA MERCEDES, LOS DETALLES EMPEZARON CON KELLY Y YO ME QUEDÉ ANONADADA, AHORA QUE LO PIENSO LE DEBO UN POST. GRACIAS, SABES QUE LA DISTANCIA NO ES EL PROBLEMA CUANDO LOS SENTIMIENTOS ESTÁN CERCA.

BIENVENIDA AGUAMARINA, BONITO NOMBRE, EL ORIGEN ESTÁ EN LA ILUSIÓN CON QUE SE MANDARON Y RECIBIERON.

FLOR, ESPERO QUE NO TE CANSES CON LA MUDANZA, YA VEO QUE FERNANDO QUEDO BOQUIABIERTO TAMBIÉN. LAS RELACIONES QUE AQUÍ SE ESTABLECEN DEPENDEN DE LO QUE TU VENGAS A DAR, NORMALMENTE ESO ES LO QUE RECIBES, EXCEPTO ALGÚN OSTIÓN DE GENTE INSENSIBLE.

SONIA, OTRA QUE TAL BAILA, UN CROMO Y SU MARIDO PUES EL CROMO REPE QUE ME IMAGINO QUE COMO HACÍAMOS EN EL COLEGIO NO QUERRÁ CAMBIAR, AJAJAJAJAJA

VEGA, HIJA, PERO SI VIVIMOS A DOS PASOS, UN DÍA NOS VAMOS AL MERCADO A COMPRAR MOJAMA JUNTAS, ANDA QUE!!!, YO QUE TE HACÍA EN SALAMANCA.

MARONA, PUES NO SABES A MÍ LA TERAPIA QUE ESTO ME SUPONE DESPUÉS DE TROPEZAR CON TODA LA FRIALDAD CON LA QUE ESTOY TROPEZANDO SABES???, RESULTA QUE SÍ, QUEDA HUMANIDAD, ES SORPRENDENTE.

MARTA, SERÁ QUE PONEMOS MUCHO CARIÑO EN LO QUE HACEMOS Y ESTO NO ES SÓLO UNA OBLIGACIÓN CASERA SINO QUE VA MUCHO MÁS ALLÁ SIN QUERER INVADIR A LOS RESTAURADORES PROFESIONALES EHHHH

SHITAKI, TAMPOCO HE VISTO UN AVELLANO, NOGALES SI, Y CEREZOS A MONTONES PERO UN AVELLANO ME ENCANTARÍA. LO QUE TÚ DICES ESTÁ PENSADO, COMO REGALO PARA MIS HIJAS, ES UN PROYECTO. CUANDO ACABE TODO YA VEREMOS.

GRACIAS ANXOS POR LAS TUYAS.

ADI, HAY DOS COSAS EN ESTA VIDA QUE ME ENLOQUECEN: UNA ES LLEVAR UN CARRETE DE FOTOS A REVELAR Y VER COMO HAN SALIDO Y LA OTRA ES ESPERAR AL CARTERO. LA PRIMERA, CON LA LLEGADA DE LAS CÁMARAS DIGITALES YA HA PERDIDO SU SENTIDO Y LA SEGUNDA CON EL INTERNET, CON LOS MAILS TAMBIÉN. TE PUEDES IMAGINAR LO QUE SUPONE PARA MÍ, QUE NO TENGO A NADIE FUERA EN EL EXTRANJERO Y NO ESPERO PAQUETES, EXCEPTO MIS COMPRAS, LO QUE SUPONE RECIBIR ESTE TIPO DE COSAS, NO HAY PALABRAS.

MARIA JOSE, TE QUIERO AQUÍ EN MEDIO DE TODOS LOS FOLLONES QUE SE MONTEN, RISAS, LÁGRIMAS, PUCHERITOS Y LO QUE SEA, TU AQUÍ YA ERES DE CASA.

NATACHA, A MÍ ME ALEGRAN TUS COLETAS CUANDO VIENES, CUANDO ESCRIBES IMAGINO QUE ESAS PALABRAS SALEN DE ESA CARA Y ME MUERO DE RISA, NO TE PONGO CARA, NO TENGO NI IDEA DE CÓMO PUEDES SER.

IRENE, LAS AVELLANAS ME LAS VOY A COMER UNA A UNA SIN MAYOR MANIPULACIÓN O BIEN UN POCO TOSTADITAS AL HORNO SEGÚN UNA RECETA DE MARONA, QUIERO QUE ME DUREN PORQUE CADA VEZ QUE LAS MIRO SE ME ALEGRA LA CARA.

CIBERCUOCA, NO HABLEMOS DE SOLEDAD, QUE ESO REQUIERE UN POST ENTERO. GRACIAS POR VENIR GUAPA.

GRACIAS 4E, SOLO ESCRIBO LO QUE SIENTO Y COMO LO SIENTO, SIEMPRE LO HE HECHO IGUAL, SIN OTRO ÁNIMO QUE EL DE ACERCARME A VOSOTROS Y DISFRUTAR LO QUE ME APORTAIS.

SARA, EL ÁRBOL DE TU BISABUELO SERÁ UNA JOYA Y SI LAS DA PEQUEÑITAS ES PORQUE NO SE LE HECHAN PESTICIDAS Y ES ORGÁNICO, ME EQUIVOCO?

NO REGI, LOS OJOS SE ENTRISTECEN CUANDO UNO NO LUCHA, CUANDO UNO ACEPTA SIN MÁS Y ESA ES MI POSTURA, SIEMPRE LO FUE DESDE UN PRINCIPIO. CUANDO LA VIDA TE DA PALOS YA NO PUEDES TENER LA EXPRESION QUE TENIAS Y, SIN QUERER CAUSAR COMPASIÓN, A MÍ ME HA DADO MUCHOS. CONTRA EL CÁNCER NO SE LUCHA, EL CÁNCER SE ACEPTA, SE VIVE CON ÉL Y SI DIOS QUIERE SE SOBREVIVE. ESTA ES LA MEJOR MANERA DE DISFRUTAR LA VIDA, CONTRA NATURA NO PUEDO IR, CUIDARME SÍ PUEDO Y HAGO TODO LO POSIBLE.

CANELA, TAN SENCILLO COMO QUE NOS COMPLICAMOS LA VIDA CUANDO EN UN PEQUEÑO DETALLE ESTÁ LA MAYOR SORPRESA.

ANA Y VÍCTOR, ES UNA DELICIA TENEROS SIEMPRE POR AQUÍ. CON EL TIEMPO IRÉ APRENDIENDO MÁS SOBRE VUESTRO CAMINAR Y OJALÁ DE MI BLOG PODAIS SACAR MUCHAS IDEAS, ME HARÍA FELIZ.

GRACIAS A TODOS POR VUESTROS COMENTARIOS.
UN ABRAZO.
ANA

Sara 13 de mayo de 2008, 17:42  

Has acertado!!! 100% Organico: las da chiquititas pero juguetonas (es broma), muy abundantes.

Besotes.

Maria Dolores 15 de mayo de 2008, 23:54  

Ana que bonito lo que has escrito, eres fantástica y tan agradecida que da gusto leer todo lo que escribes.
Besos