Páginas

6.4.08

LECHE DE COCO CON CEREALES Y SEMILLAS


He estado ocupada indagando sobre la cocina energética, leyendo algunos temas que me facilitó una amiga a la cual tengo mucho cariño y siguiendo su blog que me sirve a mí y a otra gente a encontrar alternativas a la alimentación que, de manera rutinaria, sigo normalmente pero que nunca me había parado a añalizar tan minuciosamente como hasta ahora.

De sus manos me han llegado libros como "La nueva cocina energética" y "Alquimia en la cocina" de Montse Bradford, maravillosos de los que estoy aprendiendo principios de nutrición como por ejemplo: "si comemos fruta o dulces imnediatamente después de tomar leguminosas en la comida, el contenido proteínico de las leguminosas no será absorbido por el organismo, pues tanto la fruta como los dulces inhiben la absorción de proteínas vegetales".

Imaginaos la de veces que he intentado darles a mis hijas una fruta después de un plato de lentejas, pues toda la vida!!!!.

He estado cocinando platos muy nutritivos de legumbres con verduras y algas pero ya os los presentaré conforme los vaya perfilando. Estoy intentando cambiar un poco más mi alimentación por temas de salud, como sabeis. Pero ésto, como todo, tiene que ser poco a poco porque basta que me digan que no debo comer carne para que me entre el mono y me dé un atracón de chuletas de cordero. Así que con calma iré tratando de cuidar mi alimentación y depurar técnicas que erróneamente practicaba.

Os presento pues un desayuno a base de leche de coco, cereales crudos cocidos en casa y semillas. La leche de coco la compro en la herboristería, mirad bien los ingredientes para que no lleve ningún espesante. Suele durar 4 días desde que la abris. Si abris un bote y luego no os gusta el desayuno que os presento, la restante la podeis añadir a una crema de calabaza.


Ingredientes

un bote de leche de coco de origen orgánico
medio vaso de: mijo y quinoa crudos (medio vaso entre los dos cereales mezclados) biológicos
un vaso de agua (el doble que la de cereal)
semillas de lino de cultivo biológico
semillas de sésamo de cultivo biológico
un pellizco de canela


Preparación

Se pone a hervir el agua y se cuecen a fuego lento el mijo y la quinoa mezclados. Se añade un pellizco de canela. Cuando esté listo se aparta del fuego y se deja enfriar.

Se ponen dos o tres cucharadas soperas de los cereales, se añade la leche de coco tan líquido como se desee y por último semillas de lino y de sésamo.

Se mezcla todo. Tiene un agradable sabor y no lleva azúcar, el mijo tiene un sabor dulce. Es muy rico en fósforo, hierro, vitamina A y lecitina. Es un buen cereal para la fatiga intelectual, la depresión nerviosa y la anemia. Ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre. Es fácil de cocinar. La quinoa es un cereal muy versátil y se cocina rápidamente, es ligera y con un sabor particular. También se puede utilizar en sopas, cremas, potajes, ensaladas, salteados de verduras etc. Las semillas de lino regulan el tránsito intestinal y el sésamo contiene más calcio que el de la leche de vaca. La leche de coco se considera una bebida remineralizante pero por su excesivo aporte de grasas, sobre todo saturadas no es aconsejable en personas con problemas cardiovasculares.
Este es un desayuno ocasional si lo haceis con leche de coco. Ésta podéis sustituirla por leche de arroz, avena, almendra o cualquier otra vegetal.
El lado amargo de mi vida me hace empezar una transición, cambiar mis hábitos alimentarios todavía más ya que es la segunda vez que paso por este trance. No soy una persona radical pero sí abandonaré ciertas costumbres para introducir otras más sanas. Os iré contando.

22 comentarios:

Izaskun 7 de abril de 2008, 1:10  

:D :D :D :D
Eso de la fruta de después de las legumbres no lo sabíaaaa!

Su 7 de abril de 2008, 8:14  

¡que interesante lo que cuentas! Vamos, ni idea de muchas cosas del tema combinar elementos.
Muchas gracias

canela 7 de abril de 2008, 10:36  

Cocincidimos, Ana, también tengo esos dos libros de Montse Bradford. He ido a alguna charla suya en Barcelona y es una persona muy bien informada sobre alimentación que puede permitirse vivir de lo que escribe.

Me gusta esa receta de desayuno, pero con una salvedad, el coco. Las personas que tienen problemas de tipo cardiovascular, han de tener mucho ojo con el coco, porque contiene una gran cantidad de grasas y en un 80% son grasas saturadas, o sea nada recomendables para las arterias.

Es lo problemático de intentar hacer una alimentación sana y equilibrada. A veces se piensa, erróneamente, que comiendo sólo alimentos del reino vegetal estamos a salvo de todo y no es así. Hay alimentos que mejor descartalos o tomarlos de manera ocasional. El aceite de coco y el de palma que se utilizan en la preparación de muchos productos para vegetarianos, como hamburguesas, falsas salchichas o parecidos, son un puro tapón para las arterias.

Besitos, Ana y felicidades de nuevo por estos post tan educativos.

canela

Ana 7 de abril de 2008, 10:47  

Yo tampoco lo sabía Izaskun, palabras textuales del libro, pero sí que en mi homeópata que es a la vez médica pediatra nos ha recomendado en todas nuestras visitas tomar la fruta un rato antes de las comidas.

Su, la verdad que sí lo es, influye en nuestra salud que es muy importante.

Canela, cierto lo del coco. La receta la presento como una más no como una norma a seguir todos los días. Rectifico en el post que todos los ingredientes son de cultivo biológico, que no lo he puesto.
Nada de cierto, en el reino vegetal, como dices tú, también existen problemas y cada uno tiene que elegir los alimentos que le vayan bien y si hay problemas de salud descartar lo que se tenga que descartar con ayuda de nuestros médicos.

GRACIAS POR VUESTROS COMENTARIOS, SALUD!!!

Ana 7 de abril de 2008, 10:57  

Gracias Canela, tu comentario ha completado el post. De eso se trata, de que con vuestra información, siempre contrastada podamos ir enriqueciéndonos todas y mejorando nuestra forma de cocinar.
Un abrazo.

maricruz 7 de abril de 2008, 13:13  

Solo pasaba a decirte que espero que ese lado amargo lo dejes atrás muy pronto y a enviarte mucha fuerza y energía desde el Norte ¿te llegan?
Con el “alpiste” no me atrevo, de momento! La quinoa me encanta, al mijo no acabo de cogerle el punto.... todavía me acuerdo la que lié la última vez con la Thermomix, me pasé de tiempo y eso no se sabía muy bien lo que era.... no había forma de pasarlo de espeso que estaba!!

Un beso

Marta 7 de abril de 2008, 14:57  

La cocina macrobiótica tiene cosas muy interesantes. Si uno se informa convenientemente, comer es hasta divertido, jajaja.

Desde aqui te mando energía positiva a tope. A ver si te llega, con lo cerquita que estamos.

Besos

Belen 7 de abril de 2008, 16:07  

hay que ver cuantas cosas se pueden aprender y es que no te acostaras sin saber algo nuevo.
muchas de las cosas que has contado no las sabia,un saludo.

Mariaisabel 7 de abril de 2008, 17:20  

Ana, llevo unos días que no me da mucho tiempo entrar en los blogs de mis amigos, pero ahora he querido entrar en el tuyo y mandarte un saludito, para que veas que no me olvido de tí.
Te envidio por todo lo que llegas a saber de cocina.
Besazossssssssssssss

Ana 7 de abril de 2008, 17:44  

Maricruz, claro que me llega y más del Norte, cómo no!!!!. Me hace gracia lo que cuentas del mijo, mi hija destapó la cazuela y empezó a gritar: socorro, gusanoooooooooos!!!!.

Uy Marta, me llega la sonrisita y la energía, y con lo cerca que te tengo, casi alargo la mano y me meto en tu cocina jajajaja.

Belén, a mí me pasa lo mismo, la cocina llega a convertirse en pura ciencia si te pones a analizar las recetas.

MªIsabel, la envidia es mutua, ya quisiera yo tu bondad y temple para hacer las cosas que haces.

Gracias a todas por venir, seguimos aprendiendo y contrastando.

regi 7 de abril de 2008, 18:07  

Hacía días que no pasaba por aquí y veo que has trabajado mucho.
MUY BIEN

Izaskun 7 de abril de 2008, 22:02  

¡Qué graciosa tu hija Ana! jajajaj
Gusanoooooooooooooooos

Maria José 7 de abril de 2008, 23:08  

Hola Ana,
Me encanta el camino que le estas dando a tus comidas, 100% salud. No tenía ni idea lo que has comentado de la fruta. Yo nunca puedo tomar de postre una pieza de fruta porque no me sienta bien luego. Debo de tomarla a media mañana por la tarde o en ensaladas y demás... Me gusta lo que haces. sigue así guapa!!! hasta luego!!

Ana 7 de abril de 2008, 23:31  

Bueno Regi, mucho mucho no he trabajado, me estoy metiendo a descubrir cosas que no conozco.

Sí, sí qué risa con los gusanos, ya lo había pensado yo, sólo faltaba ella gritando, si es que...

MªJosé pues sin querer lo estás haciendo bien con la fruta, mejor que la tomes así.

Gracias por vuestros comentarios.

Irene 8 de abril de 2008, 9:20  

!Muy interesante! hay que ver las cosas que estoy aprendiendo de ti...

Besiness.

Ro 8 de abril de 2008, 13:42  

Coincido con el resto de comentaristas, no conocía lo de la fruta o dulce después de las legumbres. Muy interesante y espero recordarlo. Me gustan estos comentarios porque así vamos cogiendo ideas. Un beso.

Qalamana 8 de abril de 2008, 14:01  

¡Qué rico tiene que estar ese desayuno! Y no me cabe la menor duda de que tiene que ser super energético :)

Cuídate mucho, vale? Besines!

Erruki 8 de abril de 2008, 15:34  

Lo que estoy aprendiendo con tus explicaciones madre mía, aunque lo veo complicado llevar a cabo todo esto es muy interesante.
Besos.

Inmaculada (Adi) 8 de abril de 2008, 21:28  

Aunque los motivos que tienes para cambiar tus hábitos alimentarios estén provocados en principio por tus problemas de salud, no cabe duda de que hoy en día con toda la información que tenemos a nuestro alcance es poco menos que un pecado cometer errores en cuanto a nuestra alimentación. Yo hace mucho tiempo que soy una forofa de los cereales (me reconozco apasionada por la avena preparada de cualquier manera), y estoy convencida de que cuanto menos estén manipulados los ingredientes que usamos en la cocina, mucho mejor.
Volver a nuestras raíces de la alimentación mediterránea es una de nuestras asignaturas pendientes junto con otros hábitos sanos que actualmente se están dando a conocer.
Es muy de agradecer que blogs como el tuyo nos abran los ojos a buenos hábitos culinarios. Nos ayudas a comer mejor y a querernos más. Un beso fuerte.

Sonia Martín 8 de abril de 2008, 21:50  

Me encanta Montse Bradford, hace tiempo que la conozco y siempre me ha parecido muy interesante lo que hace, y sobre todo sano. Es muy importante comer de una manera lo más sana posible en el día a día, así que sigue por ahí, e informanos. Un abrazo.

Mobula 9 de abril de 2008, 19:17  

Y que te pareció la crema de calabaza??? El desayuno con coco me parece muy divertido. gracias a tu comentario te he recuperado porque el enlace a tu blog se ma había perdido.

Besos

Ana

Ana 9 de abril de 2008, 19:52  

Irene, el aprendizaje es mutuo.

Ro, la verdad es que el blog es principalmente un intercambio de ideas y cariño.

Gracias Qalamana, cuídate tú también como lo haces con tus fotografías.

Erruki, que hay que cuidarse, que viene el verano y vienen los helados.

Gracias Adi, estoy de acuerdo contigo, combina otros cereales además de la avena que es muy relajante. Ya iremos compartiendo cosas.

Sonia, me alegro de que la conozcas, estos libros son una maravilla y ella tengo entendido que imparte unas clases muy interesantes.

Mobula, la crema de calabaza me pareció divina, con el toque de jengibre y el puntito del coco fantástico. Tenía una calabaza que me había regalado mi suegra de su campo que estaba dulcísima y me salió una crema estupenda.

GRACIAS POR VUESTROS COMENTARIOS, UN ABRAZO