Páginas

10.2.10

La patata violette

La vi en el Mercado Central y como soy muy curiosa la compré para probarla. El precio me extrañó, qué cara!!!, entre 5 y 12 € según mercados pero tenía que despejar mis dudas, compré 4, una para cada uno.
Las herví, las pelé, se me tiñeron los dedos de violeta y observé que si por fuera, la piel es marrón, casi negra, conforme la pelas aparece el color violáceo y al partirla descubres el color al que hace honor.
Faltaba por descubrir el sabor, qué fuerte, qué sabor a tierra, nada del otro mundo, haber pagado más € por más sabor a tubérculo, tanto es así que se aleja del sabor de la patata convencional. Por más intensidad que descubres en ellas no justifica su precio, tan sólo son más decorativas y menos comunes que las otras, esa es mi conclusión.
Dado su color oscuro decidí darles una compañía en tono claro, qué mejor que un huevo poché? Y unos toques de verde, eso siempre.
¿Y tú, las has probado alguna vez? 
¿En algún restaurante quizás?
¿Con qué las acompañaste?

24 comentarios:

Carmen 11 de febrero de 2010, 0:41  

Atractico ese huevo poché me tienta más que la patata de oro, Vaya precio! ¿y aún piensas en repetir y con qué acompañarla? Bueno, pues yo creo que le iría bien un mojo picón de mi tierra...
En cualquier caso la combinación cromática te ha quedado preciosa.
Un beso

Lola 11 de febrero de 2010, 5:11  

La he visto muchas veces Ana,,,sobre todo en el puesto que voy siempre, el de Rafa pero me pareció que solo era el color y que no iba a cambiar mucho,,,,,y es excesivamente cara, ahora, queda muy bonita en el plato. Para algún capricho pero no para todos los días evidentemente. un besito.

Carmen 11 de febrero de 2010, 5:30  

Mi querida:
Yo las he visto en el blog de Mai, creo, ya ni sé la verdad.
Y pues que te digo, el color es lindo lindo, pero el sabor a tierra es rico también, bueno, eso creo, bueno, ya ni sé.

Jajajaja

Pilar - Lechuza 11 de febrero de 2010, 7:49  

Ana, en mi zona no las he visto nunca. Las he visto en revistas y pienso igual que tú, pagar más por una patata sólo por que sea violeta me parece absurdo. Si aún fuese una cosa deliciosa, pues vale.
un biquiño

Caminarsingluten 11 de febrero de 2010, 8:44  

Realmente curiosas estas patatas, pero lo realmente bonito, es la composición colorista que nos has presentado en el plato.

Besotes,

Ana y Víctor.

Curra 11 de febrero de 2010, 9:18  

Ana la primera vez que las comí fue en un restaurante en Salamanca, Carlos del Barco, y no teníamos ni idea que era.
Nos la pusieron no recuerdo en que plato, a modo decorativo, por el color, y estaban fritas como las patatas chips. Realmente el sabor no lo noté. Y si como dices tienen ese precio, pues creo que no compensa para nada.
El huevo te ha quedado fantástico.
Ub beso preciosa

Núria 11 de febrero de 2010, 9:18  

Yo creo que es la primera vez que veo una patata de este color, gracias por la información porque con lo que nos cuentas y el precio casi que no....el plato se ve riquísimo y la foto tiene unos colores preciosos.
besos

Marona 11 de febrero de 2010, 10:54  

¡Hola! Pues yo sí que las he probado, aquí no son tan caras. La verdad es que a mí sí me parecieron deliciosas, con un sabor tirando al boniato, dulcitas... pero las que yo compro son más bien alargadas, no tan redonditas, quizás sean de otro tipo.

Laura. 11 de febrero de 2010, 13:38  

Yo no he visto eso en mi vida!!

Al menos es monísima! :)

Besos!

Akane 11 de febrero de 2010, 15:05  

Desgraciadamente nunca la he podido probar, y eso que la busco como loca desde que conocí su existencia hace años. Sé que también existen otras verduras violetas (o llamadas a veces azules), como zanahorias o coles.
No puedo evitarlo, me pierde la cocima con colores tan potentes, y más si son naturales :)

Qué buena pinta tu plato.

Besos

Unodedos 11 de febrero de 2010, 15:17  

Estas patatas se las vi a Arguiñano hace tiempo pero viendo el precio no sé yo jejeje
Son muy vistosas eso es cierto, quedan muy bien!
Besos!

MªJosé 11 de febrero de 2010, 17:36  

Ana pues yo las ví en un porgrama pero nunca las he visto y te aseguro que si als veo las cojo porque las patas me encantan y esta violetas no van a ser menos, un color precioso.
Besiotss guaapaa

Mila 11 de febrero de 2010, 20:11  

Yo nunca las he probado, ni siquiera las he visto en ningún sitio, el plato te ha quedado con una presentación espectacular, quizás solo por eso merezca la pena.

aandara 12 de febrero de 2010, 0:47  

Ana si que las he visto y probado tambien, aqui el precio, carisimas, el sabor como dices tu a tierra, no me gusto, vistosas si que son, mi hijo se las comio con mojo rojo, asi decia si estaban bien( es que no hay nada que no arregle un buen mojo, jajaja. Ese es el dicho de mi casa, cuando la carne me queda sosa, y les pregunto, me dicen pasame el mojo jajaj
Un beso
Amalia

Joana 12 de febrero de 2010, 10:18  

Buenas Ana, queda bonito el plato. Para no quedar bonito!!! con el precio de las patatas....y si dices son buenísimas, pero si encima tienen sabor a tierra...ya ni te cuento. No las he probado. El otro día compré patatas de Prada que dicen que son una delicia, también valen a 5 €. Ya te contaré.
Besitos.

Dolorss 12 de febrero de 2010, 11:05  

Ana, que gracias, veo que haces con las patatas violetas lo que yo hice con las fresas (yo compré 12).
Son caras, no creo que sea por su sabor, sino solo por su color, yo las he probado haciéndolas en chips, como las patatas fritas de toda la vida pero en violeta, para aperitivo resultan muy vistosas y originales.
Tu plato? colorido y sano, además de rico claro.
besos

MARISA o famalap 13 de febrero de 2010, 0:05  

HOLAAAA!!! Qué tal?
Hace tiempo que no me pasaba por tu rinconcito, uf!! he andado un tanto desconectada y perezosa.

Veo que tu blog tiene más luz, síntoma de que tu ánimo brilla ¿verdad?

Bueno, al grano, ya he cotilleado tus pimientos rellenos de bacalao, me han encantado, porque el bacalao es mi pescado favorito y nunca se me ocurrió rellenar los pimientos (que también me encantan) con el bacalao...una delicia ¿no?
Respecto a ésta recetiña, yo como te dicen al principio, me quedo con ese huevo poché (que nunca me acuerdo probarlos) con esa yemita tan amarilla... la patata, gracias por informarnos, porque aunque no las he visto, me huibiera ocurrido como a tí, que habría comprado un par de ellas para rpobarlas...pero si dices que no es nada del otro mundo, esperaremos a que cuesten como mucho 1.50 €, je,je,...que no creo que llegue, je,je,

Bicoss

Maria Dolores 13 de febrero de 2010, 0:05  

Ana yo no las he probado nunca pero creo que ha valido la pena la compra pues esa foto esta para ponerle un marco que colorido mas bonito.
Besos

MªJose-Dit i Fet 13 de febrero de 2010, 16:43  

Desde luego visualmente queda un plato espectacular...nunca la he visto ni probado..pero con ese preciio y si encima no te acabo de hacer...como que ni la pruebo...besitos

Lila Ortega 13 de febrero de 2010, 20:02  

yo si que las he probado antes pero en preparaciones "gastronomicas" de restaurantes de postin, también como chips coloristas... a mi me ha gustado porque me gusta ese sabor de tierra que describes... con ese huevo estoy muerta de ganas y pagaria los 5 euros si me garantizaran que mi plato quedaria igual que el tuyo!

Marta 14 de febrero de 2010, 22:22  

Sí que las he probado un par de veces y me parecen un poco más dulzonas que las patatas normales, igualmente quedan preciosas y con tu huevo, ummm, qué maravilla!
Besos

Marcela 15 de febrero de 2010, 17:49  

No las he probado, pero estoy llena de curiosidad!
Las que ví también muy caras, como unos 11€ el kilo, fueron las papas negras de Canarias, que también quisiese probar alguna vez...
Muy bonito el colorido del plato e igual debe haber sido todo delicioso.
Un beso,
Marcela

Eris 22 de febrero de 2010, 1:52  

En una revista que compré hace unos meses sale una receta de ñoquis con esas papas. Así quedarían más ricas, por que le añades más cosas, por lo que el sabor sería más suave y la única función que cumplirían sería la de dar un color lindo.

Ana Segura 26 de febrero de 2010, 15:22  

Gracias por vuestros comentarios que animan a seguir entre colores y texturas que unas veces adoro y otras aborrezco. Gracias por vuestras palabras y por el tiempo que empleáis en dejarlas, son un empuje.
Abrazos.
Ana