Páginas

19.10.09

Once viene a casa. Licuado de remolacha para celebrarlo



Conocí a Once hace unos meses de la mano de una gran artista, Olivia, del blog Chuculeta con ratón.
Ella le había hecho las maletas para que hiciera un viaje pero una de tres, o él no se atrevió a emprenderlo, o ella y los suyos no le dejaron al fin marchar o a mí me pilló floja. Lo encontré precioso, creado con una gran imaginación, me quedé pava con sus facciones pero él no encontró otro lugar y se quedó con ellos.
Hace unos días salió en una de nuestras conversaciones y decidí hacerle un lugar aquí en nuestra casa.
Con niñas de 22 y 13 años, como comprenderéis, hace tiempo que no compro ni muñecos ni peluches, no porque yo no quiera sino porque ellas tienen más conocimiento que yo y prefieren emplear el dinero en cosas socialmente más productivas, en pocas palabras, que no hay para tonterías, ese es el quid de la cuestión, que consideran ciertas cosas una "tontería", y yo, que soy más niña que ellas o que, quizás no tuve la niñez que ellas han tenido, tan llena de todo, proyecto mi mirada en los ojos de Once y, aunque parezca una tontería, él me la devuelve.
Con 46 años que tengo, tuve una infancia con los juguetes propios de la edad pero nunca hice de un juguete algo tan sumamente importante como para volcar mis sentimientos en él. Pertenezco a una generación un tanto fría en la que mostrar los sentimientos era ya una debilidad que te hacía quedar como blandita. Sin intención de generalizar, claro, lo que quiero decir es que no tuve un peluche como tienen hoy los niños, tan especial que lo llevan con ellos a todas partes.
Me educaron de otra forma y, gracias a la Vida, que me ha enseñado lo importante que es la artesanía, cualquier cosa hecha con las manos, muñecos, pinturas, punto de cruz, prendas con lana, etc, etc, hoy puedo apreciar la compañía de Once.
Dice su creadora que Once se escapó de un cuento que empezaba así: "Once upon a time ....." Y mirad por dónde ha venido a parar, a mi lado.
Desde aquí quiero mandarles este mensaje a los pequeñines de Chuculeta que lo echan de menos:
Hola familia:
Le preparamos a Once un gran vaso de licuado de remolacha, con manzanas, sí, sí, como las que lleva en su mochila, además son las manzanas que nos mandaron desde Oviedo.
Está más guapo sin delantal pero por si se manchaba se lo pusimos. Se bebió todo el vaso, es un tragón. Al principio se echó para atrás, creyó que era algo raro, luego pensó que era zumo de fresas el muy pillo, pero al final, probando, probando, sin darse cuenta se lo tomó todo.
No nos dejó ni probarlo. Así que ya veis que está muy bien cuidadito.
Os mandamos muchos besitos.
Salud para todos!!!!!! Los licuados son una excelente fuente de vitaminas, os invito a probar con alguno.

13 comentarios:

Ivana 19 de octubre de 2009, 8:09  

me encanta ese osito, desde que lo vi, me decía ven conmigooooooo, pero me resistí!
Seguro que con ese liquado Once se ha sentido como en casa!
Por cierto, me gusta nueva cabecera!!
besitos

Zerogluten 19 de octubre de 2009, 8:54  

Estoy con Ivana, la nueva cabecera es una inyección de energía.
Sobre lo que hablas de los juguetes, aunque yo soy algo más joven y mi infancia ha sido diferente, entorno el mea culpa con mis hijos. No les falta de nada y creo muchas veces que eso no les hace valorar la mirada de alguien como Once, que sin lugar a dudas es un Dandy que hace que todas caigamos rendidos a sus pies.
Si vuelve a preparar otro licuado, me apunto a la fiesta. Me encantó el color.
Besitos sin gluten.

Pepa 19 de octubre de 2009, 9:22  

Hablando de peluches, Once es precioso, y que decir.. yo tengo 54años y tengo en una de las habitaciones, tropecientos peluches!! me encantannnn

El licuado, debe de estar buenisimo, porque la remolacha ya es buena, asi que.. seguro riquisimo

pityenlacocina 19 de octubre de 2009, 10:54  

preciosa entrada y deliciosa receta, me quedo con ella, te felicito, besitos desde londres

Sonia Martín 19 de octubre de 2009, 11:49  

Un beso a Once de mi parte, y un buen achuchón para esas almejas con alubias del post anterior. ¡Madre mía esa foto! ES-PEC-TA-CU-LAR. Besos, Ana.
Sonia

Olivia_p 19 de octubre de 2009, 13:32  

jajaja, que mono él con su superzumo, gracias Ana, pedazo de foto, jiji, mil besos

Marcela 19 de octubre de 2009, 13:37  

Me parece que le ha quedado un bigote rojo después de beber el licuado. :D

Siempre con dudas yo, la remolacha, va cruda o cocida en tu licuado?

Besos y buena semana,

Marcela

Kako 20 de octubre de 2009, 20:10  

Que bonito!
Ahora he leído del por qué estas aqui nuevamente.
Bienvenida a tu casa.
Once me parece hermoso, los niños de ahora crecen con algo propio, un muñeco, una almohada, etc, algo que tiene su aroma, que los identifica que los marca, no como nosotras.
Te mando un besote.

Paula 20 de octubre de 2009, 23:21  

Hoola! soy una chica que tb tiene un Blog Blogsdecancer.com
He entrado varias veces pero la verdad, es que nunca había visto el tuyo.
Hoy he entrado y aparecías de primera. He visto unas cuantas recetas apetitosas y no me pude resistir a visitarte, jejeje.

Me ha sorprendido gratamente muchas cosas pero la que más es tu sección sobre macrobiótica.
Me diagnosticaron cancer de mama hace 2 años y hace 1 que estoy metida en la alimentación macrobiótica yendo a clases de cocina una vez a la semana.

No es muy usual, encontrarme con gente que haya tenido cáncer y que, por lo menos, escuche lo que la macrobiótica nos puede ayudar a equilibrar nuestro cuerpo! por lo tanto, me alegro de haberte encontrado!!

He leido tu publicación sobre macrobiótica y estoy muy de acuerdo con lo que te han propuesto pero no estoy nada de acuerdo en que te hayan dicho de retirar el dulce.

El dulce es necesario en nuestra alimentación, eso sí: El dulce casero sin azucar blanco! pero es muy necesario, nos ayuda a prevenir algo tan tipico de estos tiempos como la depresión.

En cuanto a las legumbres, cereales, pescado... totalmente de acuerdo.
Muy importante: hay que comer las verduras de la temporada y en invierno las frutas deben comerse cocidas (manzanas, peras,...)
Esto quiere decir que no es natural comerse un tomate en pleno enero, por ejemplo.
Otra cosita: las carnes rojas, los lácteos, los vinagres y el alcohol es realmente lo único que hay que tasar en la alimentación porque acidifican la sangre y cuerpo y un medio ácido es el idóneo para las células cancerígenas.

Yo, sinceramente, hay una cosa que llevo a rajatabla: no pruebo lacteos! la carne puedo picar de vez en cuando, un vinito,... pero LACTEOS NO! es el padrenuestro de la macrobiótica y de muchos estudios realizados sobre el tema.

Como te dije al principio, llevo 1 año con clases de alimentación macrobiótica y he aprendido mucho sobre ello y muuuchas recetas.

Si tienes cualquier duda al respecto, consultame lo que quieras, vale?

Y para finalizar (que vaya rollo te estoy soltando, jejeje) os voy a dar una receta macrobiótica riquísima, fácil de hacer y muy de esta temporada:
---Calabaza rebozada---
=>Por un lado:
- Cortar calabaza en gajos.
-Cocerlos (a poder ser al vapor pero si no en agua).
=>por otro lado, debes hacer una especie de tempura:
-Mezclar en un cuenco: 1 tacita de harina de espelta tamizada, una pizca de sal, canela en polvo y agua con gas(es la levadura en la macrobiótica).
-Mezclar bien hasta que quede una espesa-suelta.
-Rebozar los gajos en la mezcla hecha y freirlos en sartén con un poquito de aceite de oliva o de sésamo y ya está!!

Mira que fácil y están buenísimas, de verdad!.
Te digo esta receta porque hay que comer mucha calabaza en esta temporada: porque nutre, calienta el cuerpo y da dulzor (tan necesario en esta época del año).

Si la haces ya me contarás, vale?.

Saludos y encantada de conocerte!.

Paula.

Paula 20 de octubre de 2009, 23:24  

Otra cosilla que se me olvidó comentarte:
en la publicación sobre macrobiótica has tocado un tema interesante y que te han dicho: "Con este tipo de alimentación no sería necesario tratamiento contra el cáncer". A mi tb me lo han dicho pero tb tengo mis dudas. Creo que la macrobiótica es muy buena para prevenir y para mantener el cuerpo equilibrado y órganos bien depurados. Incluso creo que es muy buena como complemento a la quimio y demás porque te nutre, equilibra y fortalece. Pero no creo que exista algo como único tratamiento que cure un cáncer.
Y para terminar, me gustaría decir lo que mi profesora de macrobiótica dice siempre: nuestras bisabuelas eran macrobióticas! que quiere decir esto? pues que comían de su huerto por lo tanto, sin pesticidas y por consiguiente, las verduras y legumbres de temporada. La carne era poco más que de ricos (por lo que no la comían en exceso) y en cuanto a los lácteos, seguramente tomaban su tazón de leche recien ordeñado pero, acto seguido, se iban a trabajar duramente en el campo (es decir, los lácteos quedaban más que quemados en el organismo). Os lo cuento porque, decir la palabra macrobiótica a la gente, les suena a como si estuvieses en una secta y para nada!!

Mariaisabel 20 de octubre de 2009, 23:29  

Bonito Once y que ricas lasa alubias de tu anterior post.
Un abrazo y un saludito.
Besitos

Ana 21 de octubre de 2009, 18:17  

Ivana, igual Once sospechó que éramos amigas y el mismo poder de atracción que ejerció contigo ha ejercido conmigo, no olvides que es muy pillo y lo que quería era correr mundo.

Zerogluten, la niña de la cabecera es mi hija mayor que ya tiene 22, qué años aquellos!!! Creo que Chuculeta proyecta sus dones a través de todo lo que hace que es maravilloso.

Pepa, lo peor es cuando hay que limpiarles el polvo ehhh. El licuado de remolacha mezclada con manzana está buenísimo.

Pity, qué alegría haberte conocido, tienes un blog maravilloso, ya me he apuntado alguna receta, en concreto esa tarta de plátano, a ver si la hago este finde.

Sonia, tus fotos sí que son bonitas, te esmeras mucho más que yo, recuerdas cuando nos conocimos?, me quedé enseguida con tu blog!!!

Olivia, aquí lo tienes, de compañero de bloguera lo tengo, me encanta.

Marcela, eso fue lo que me hizo ponerlo al lado de un vaso, esa boquita roja tan especial que asoma.
La remolacha va cruda, la pelas y la licuas. Aquí la he mezclado con manzana para suavizar el sabor.

Kako, sí, sí, aquí me encuentro, gracias por venir. Tú lo has dicho: ....no como nosotras.

Gracias a todas por estar ahí, por volver.

Ana 21 de octubre de 2009, 18:19  

Mariaisabel, ahora con tus nietos seguro que también estás muy en contacto con juguetes, peluches y muñecos, verdad? Me alegro de que te guste la receta de las alubias, pruébala y verás qué rica.

Besos a todas.