Páginas

15.2.09

Corazón gris


Ayer fue como todas sabéis y algunas supongo que celebrasteis, San Valentín. Siento que es la fiesta más hipócrita que se celebra en esta sociedad, entre otras cosas porque los que vivimos en pareja, casados, enamorados o no, no necesitamos de ningún santo para demostrárnoslo ni de ningún día en especial que venga impuesto por un calendario, pero a los centros comerciales les venimos de cine y en plena crisis todavía se atreven a poner nuestro amor en la balanza para catalogarlo según alto sea nuestro consumo.
Si después de tener una persona a mi lado 27 noches durmiendo en una silla en el hospital,  la primera vez y unas 7 u 8 esta vez, necesito de un día para que me demuestre si está o no enamorado de mí es que tengo taponadas las arterias del corazón.
A estas alturas de la vida y tras tantos sucesos, una ya no sabe si el corazón que le bombea cada día es , como aquellos años, ♥ como siguió años después o como la vida se ha empeñado en convertírmelo, pero lo cierto es que hago mucho esfuerzo para que de él salga lo mejor de mí y concluyo que es un trabajo como otro cualquiera y que el amor, si no se alimenta y cuida, muere, sencillamente como cualquier pez de esos que nos gusta regalar a nuestros hijos para que tengan una muestra del mar entre sus manos sin llegar a pensar lo infelices que pueden ser los peces en el hábitat que les preparamos. Lo mismo pienso que sucede con el amor, deberíamos darle el mejor hábitat pero la rutina, los años, las cicatrices y la comodidad nos puede. Cada uno tiene una paleta de colores en sus manos y os deseo que cada un@ elijáis el color más agradable para vuestra vida.
Yo, en esta ocasión, como siento que la vida se me escapa de las manos y valoro cada vez más lo que tengo a mi alrededor, aunque no siempre tenga la destreza de demostrarlo, decidí celebrar el día con una comida al aire libre, una merienda familiar en casa y un intercambio de regalos.
La comida al aire libre fue en el picnic del Club Náutico. Hice un conejo al ajillo, una ensalada y picoteo. Nos dejamos acariciar por el sol, hacía casi un mes que no me veía con él cara a cara, entre idas y venidas del hospital a casa y demás salidas robóticas.

Las niñas navegaron como todos los fines de semana y la pequeña comió con nosotros en el picnic. Después se subió a los árboles, se auto hizo fotos dando saltos, mientras nosotros recordábamos el buen tiempo.
El excesivo sol no ayudó en nada para una buena calidad con las fotos pero nuestros cuerpos lo agradecieron con el frío invierno que está haciendo. Fue un día evocador, la verdad es que cualquier día estamos ya en Pascua.

Al ver este suelo de piedras redondas y pequeñas se me ocurrió echarme a leer un poco mientras la pequeña hacía de las suyas y qué pasó?. No me podía levantar, y ahora dejadme utilizar un taco, maldita pastilla antitumoral, que me tiene secuestradas las articulaciones, y eso que es la segunda que intento y parece que la estoy tolerando mejor pero como mejor estoy es en movimiento, en cuanto me siento un rato, al levantarme ufffffff no puedo con mi alma!!!!!!.

Cuando se retiró el sol nos fuimos a casa y a la hora de la merienda rompimos en pedazos este de chocolate e intercambiamos unos libros. El a mí: Palabras de amor de José Antonio Marina y yo a él Arrugas de Paco Roca (Premio Nacional del Cómic 2008) y desde aquí un brindis por el éxito del ilustrador valenciano en cuya obra se ha inspirado la Generalitat Valenciana para realizar su campaña del Alzheimer.
Una vez más la pastelería La Rosa de Jericó nos hizo disfrutar de su bien trabajado chocolate y puso el color adecuado a nuestro corazón del que no dejamos ni rastro, con la intención de ir dándole un nuevo color al tiempo que nos habituamos a nuestra nueva vida ya más tranquila, serena, sin molestias, puntos ni drenajes y con la conseguida postura de que, si hay algo importante es la gratitud a pesar de las imperfecciones.

Y vuestros ♥ cómo bombean?.
Aquí os dejo el mío, a petición de Cova, para que me lo reguéis cuando lo veáis flojear y contéis también siempre con él, esto último quisiera que ya lo supierais desde hace tiempo.

28 comentarios:

Vanesuky 15 de febrero de 2009, 20:24  

tienes toda l razón el mundo, San Valentin, es un dia para el consumismo, porque celebrar que dos personas se quieren se hae todos los ias del año!!
Sobre la tarta, menuda tarta!
Que cosa más deliciosa,no??

Besinos!

comoju - Cova 15 de febrero de 2009, 20:30  

Yo sou de las que dicen que el amor es como un aplata a la que hay que regar día a día para que así siga creciendo.
El día que dejas de regalar, se muere como el amor.

Así que si sólo regamos el ♥ una vez al año.... mal vamos.

Un beso enorme y déjanos un cachito de tu ♥ para ir regándolo día a día

Soledad Pérez 15 de febrero de 2009, 20:33  

Hola amiguita, cierto, las celebraciones de mucho tiempo a aca tienen una connotacion mas comercial, esta en nosotros darle otro color, como dices tu.Mi corazon esta bombendo varios colores y eso me tiene contenta, este dia no pude estar con mi amor, pero si con mis hijos y mis amigas bloggers. Igual nos hablamos varias veces al dia con mi media naranja y por la noche chateamos un poquito. Cada dia que Dios nos regala es un dia para festejar de estar con los que amamos.
Te debo el plato, ¿sabes? con tanta maravilla que veo por tu blog me esta dando un poquito de temor que mi plato sea ultra requete insipido. Pero te voy a servir algo tipico de Chile.
Cariños

Maria José 15 de febrero de 2009, 20:36  

Pues mi corazón ahí va... No sé de qué color pintarlo, pero bueno, ahí va...
El día se san valentín cada año me gusta menos... Es más el consumismo que otra cosa... Pero no por ello, me comí una tarta en forma de corazón que estubo bien buena...
Me alegro que pasaras un bonito día...
Hasta luego

coro 15 de febrero de 2009, 21:18  

Pues yo voy a dar la nota y te diré que a mi me gusta cualquier celebración, si es de amor, más todavía. Cualquier día me valdría, pero que haya un día de los enamorados, igual que hay un cumple, un santo... me gusta. No hay celebración que se me resista. Tu corazón gris irá tomando color, como los temporales pasados, el tiempo gris acaba yéndose y vuelve el azul y el sol, como tu día de ayer, y el mío también por cierto, toda una novedad por aquí. Un besazo guapetona.

LOLA 15 de febrero de 2009, 22:09  

Di que si!yo opino que los 364 dias restantes ¿no son San Valentin?el resto del año ns tiramos los tiestos ala cabeza...besos guapa

Flor 15 de febrero de 2009, 22:13  

Ay, qué torta más exquisita!!

Has elegido un libro espectacular. Yo me lo devoré un domingo de hace justo un año en Valencia, mientras mi amigo (y anfitrión) dormía. En hora y media lo terminé, y me pareció genial.

Vi el programa "Encontres" de (RTTV) en el que aparece Paco Roca hablando de su blog. En ese mismo programa aparece mi blog.

Bueno, espero que disfruten del libro. A ´mí me encantó.

Un besazo

MARIETA 15 de febrero de 2009, 22:13  

Hola!! Yo ya colgué un post la semana pasada comentando lo que me parece esto de San Valentín.... Pero ayer mi hijo que tiene 4 años se fue a hacer compra de nevera con su papá y cuando pasaron por delante de una floristería se empeñó y se empeñó... Mi marido pensó que me iba a enfadar pero llegaron los dos tan contentos con sus rosas de color salmón y mami te queremos muchos todos los días.... Hasta me hizo gracia, supongo que ese "todos los días" se lo había dicho su papá que me lo dijera...
La tarta tiene una pintaza!!
Saludiños,

Caminarsingluten 15 de febrero de 2009, 23:39  

Nos han gustado tus palabras, tu sinceridad y compartimos contigo, que el amor, se debe de sentir día a día, ya que si solo se demuetra en San Valentin... ¡mal síntoma!

Besotes y disfruta de cada minuto con las personas que te aman.

Besotes,

Ana y Víctor.

SEFA 16 de febrero de 2009, 0:52  

Estoy de acuerdo contigo, lo has expresado muy bien, aunque algunas veces todos nos dejemos llevar por la propaganda, como tu dices son muchos dias San Valentin y asi deseo que los tengas.
Ya veo que lo celebraste bien y tomaste un ratito el sol del que todos tenemos ganas.
Espero que sigas bien y mucho animo, aunquue se que eres valiente, un abrazo. SEFA

cibercuoca 16 de febrero de 2009, 2:17  

Hola Ana, es verdad lo del comercio y todas esas cosas con San Valentín, pero bueno , la verdad , no pude resistirme a preparar unos alfajores (cursis;-) con forma de corazón para regalarlos a varias personas queridas y compartir con mis amores y entre ellos a una amiga que acaban de operar de un tumor en la cabeza con gran éxito , los disfrutamos tomando mate en un día soleado y valorando la vida, que los que perdimos la salud solamente entendemos lo que eso significa, y saber además que a pesar de todo vale más un buen cerebro que un par de imperfeccionesy un compañero al lado los 365 días del año que te acompaña aunque no sea San Valentín.
Un abrazo enorme para tí, tu compañero y esas niñas hermosas.

Soledad Pérez 16 de febrero de 2009, 2:45  

Pasate por mi blog, ya esta listo tu plato!!!
Lleva arto apetito y deseos de pasarla bien
Te espero para que charlemos y conoscas mas de mi.
Cariños

Esther Sánchez 16 de febrero de 2009, 2:59  

Cuanta razón! Tiene muy buena pinta la tarta! :)

Un saludo!

Su 16 de febrero de 2009, 8:57  

Ana, un beso, este sol, también me curo a mi un poco este fin de semana, llevamos un invierno...

Muac

amaia 16 de febrero de 2009, 12:05  

Muchas gracias Ana, por compartir tus experiencias, hace tiempo que sigo tu blog aunque no suelo poner muchos comentarios, gracias de nuevo y sigue adelante para que los demas podamos disfrutar de ti..

Sonia Martín 16 de febrero de 2009, 13:54  

Felicidades Ana por seguir siendo tan valiente, y compartirlo. Dejemonos acariciar por el sol, sea San Valentín o no. Muchos besos. Sonia

Zerogluten 16 de febrero de 2009, 17:08  

Supongo que somos muchos los que pensamos lo mismo, pero si San Valentín es el culpable de que muchos pasemos un buen día en compañía de las parejas y se escuchen más te quieros que de costumbre, bienvenido sea. El amor es fantástico hasta en San Valentín.
Felicidades por tu encuentro con el sol, para mi es fundamental.
Un besazo super fuerte

Marta 16 de febrero de 2009, 17:20  

Ana
Ay niña mi corazón bombea a trompicones.
Y la verda me parece lo que a ti, que se ha convertido en una fiesta comercial mas, yo al menos no necesito de regalos para que me demuestren su amor.
petonicos, sempre.
Un apretó, fort.
Martona.

Rosa 17 de febrero de 2009, 10:51  

Opino lo mismo que tú sobre San Valentín. El amor se disfruta día a día y no hace falta una fecha especial para celebrarlo. Me encanta leerte. Ya lo sabes pero no me cansaré de repetirlo. Bonita entrada.
Un fuerte abrazo

Cannnela 17 de febrero de 2009, 11:05  

Nosotros nos endulzamos la tarde con brownie casero en la terraza y por la mañana nos sentamos a leer en la playa al solecito. Más que San Valentín celebramos que tras tres meses ha salido el sol :) Y el corazón bombea dependiendo del día pero eso tambien es bonito, vivir la vida como un pantone con los colores que te gustan pero tambien con los que te gustan menos, lo idílico me repele.

OLGUIS 17 de febrero de 2009, 23:25  

que bonitas palabras que dios te bendiga siempre.
Besos
Olguis.

Dolorss 18 de febrero de 2009, 1:38  

Ay, esas fiestas comerciales...pero conmigo nada se van a ganar. Ya dices bien, cada día se tiene que celebrar, lo mismo que el dia de la madre, o Navidad...
El solecito se agradece y pasar un día así como el que pasasteis es un buen regalo para todos los corazones.
un beso

Carmen 18 de febrero de 2009, 14:31  

Hola Ana, tienes mucha razón, no hace falta una fecha especial para celebrar que quieres alguien.

La tarta se ve una delicia.

Un beso.

Inmaculada (Adi) 18 de febrero de 2009, 14:40  

Sabemos que podemos contar con tu corazón, de sobra lo sabemos.
No se puede llegar a compartir tantas penas y alegrías con los demás sin tener un corazón generoso.
Yo tampoco creo que haya que demostrar el amor un día al año ni, por supuesto, de una manera concreta ni predeterminada.
Cada cual demuestra su cariño de diferente manera y es nuestra tarea aprender a valorarlo y apreciarlo como llega, alegrarnos cuando llega y nuestra obligación alimentarlo para que no muera.
Un fuerte abrazo.

Ana 18 de febrero de 2009, 17:08  

Vanesuky
Cova
Soledad
MªJosé
Coro
Lola
Flor
Marieta
Ana y Víctor
Sefa
Cibercuoca
Esther
Su
Amaia
Sonia
Zerogluten
Marta
Rosa
Cannnela
Olguis
Dolorss
Carmen
Adi
Y a tod@s cuant@s habéis visitado esta entrada, merecedores de mi corazón, en cualquiera de sus colores, un fuerte abrazo en este mes de la Amistad.
Ana

lapetiteenbelgique 20 de febrero de 2009, 14:28  

Qué envidia de sol!!!

Carmen 24 de febrero de 2009, 3:26  

Oye Ana, he leido este post y me ha encantado. Me gusto mucho, será por los corazones, será por la mejora en tu ánimo, no sé pero te mando besos desde esta orilla, soleada a veces y otras sin sol.

Cristóbal 24 de febrero de 2009, 8:50  

Es curioso, cuando se habla del amor, siempre está relacionado con la pareja. Tal como entiendo el amor, es algo más amplio, no se puede limitar a una persona, pues ¿que pasaría si no tuviera a nadie viviría sin saber lo que es el amor?
El amor al que nos han educado, se limita a la posesión, al machismo, y quien domina a quién, conseguido los objetivos cada uno ve la tele en su espacio.
Ya hablan los cientificos, que eso que llamamos amor, es solo una reacción quimica.
Creo que el amor es un estado del ser, que nada tiene que ver con tener aferrada a alguien a nuestro lado, pues el amor entre otras cosas es Libertad, y libetad conlleva responsabilidad, el amor es Creatividad.
Pero no hay que olvidar que vivimos en el mundo de los opuestos, y que si un día surgió también debe de acabar. Pero eso tambíén hay que celebrar, haber tenido la oportunidad de haber conocido a alguien y haber compartido, aunque sea un mes
Esta es mi visión del amor, aunque como ya sabemos, la mente es así de loca, incesante, mañana tal vez piense otra cosa
Un beso y lamento el retraso